A San José, para obtener un amor de compasión hacia el Niño Jesús

San José
San José puede obtener para nosotros la contrición de nuestros pecados, es decir, una sincera tristeza por haber ofendido a Dios.

¡Oh, santo patriarca! Por el dolor que habéis sentido, al ver al Verbo divino, nacido en un establo en medio de una pobreza tan grande, sin fuego, sin ropa, y al oírle llorar en frío, os ruego que me consigáis un verdadero dolor de mis pecados, por los que fui la causa de las lágrimas de Jesús; y, por el consuelo que tuvo entonces al considerar a Jesús Niño en el pesebre, tan bello y encantador, de modo que su corazón comenzó a arder con un amor más ardiente por un Dios tan amable y amoroso, obtenga para mí la gracia de amarlo también con un gran amor en la tierra, para que un día lo posea en el cielo. Amén.

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.