Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Nuestra Señora de Fátima

El 13 de mayo de 1917, la Santísima Virgen vino una vez más a cuidar de Sus hijos en la tierra. Como es conocido, Ella puso Sus ojos en tres humildes pastorcitos de Portugal: Lucía, Francisco y Jacinta. La Virgen dijo a Lucía, la mayor de los videntes:

«Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Corazón Inmaculado… No te desanimes. Nunca te abandonaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te llevará a Dios.» (Aparición del 13 de junio de 1917)

¿Qué pidió nuestra Madre Santísima?

En Fátima, como en las otras grandes apariciones, la esencia del mensaje de la Virgen fue una insistente llamada a la ORACIÓN y a la PENITENCIA.

«Soy del cielo…», dijo María a los tres pastorcillos.

«¿Quieren ofrecer sacrificios a Dios y aceptar todos los sufrimientos que les enviará en reparación de los pecados tan numerosos que ofenden a Su divina Majestad? ¿Quieren sufrir para obtener la conversión de los pecadores, para reparar las blasfemias así como todas las ofensas cometidas contra el Corazón Inmaculado de María?» (3 de mayo de 1917)

«Sacrifiquense por los pecadores y digan a menudo, pero sobre todo al hacer algún sacrificio: ‘Oh Jesús, es por Tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas hechas al Corazón Inmaculado de María’». (13 de julio de 1917)

«Oren, oren mucho y hagan sacrificios por los pecadores, porque MUCHAS ALMAS SE VAN AL INFIERNO PORQUE NO HAY NADIE QUE SE SACRIFIQUE Y ORE POR ELLAS». (19 de agosto de 1917)

Casi en cada una de Sus visitas, la Santísima Virgen insiste en el rezo diario del Rosario.

El gran milagro de la danza del sol, en presencia de una multitud de varios miles de personas, fue la gran señal predicha por la Santísima Virgen para acreditar Su venida a estos lugares. Así, con el Secreto revelado a Lucía, María concluyó Sus famosas apariciones en Fátima en 1917.

Unas palabras sobre el Secreto de Fátima

Cada uno de los confidentes de la Virgen recibió un secreto. El secreto de Lucía, dividido en tres partes, es el más importante. La primera parte se refiere a la visión del infierno; la segunda, al anuncio de la guerra mundial. Veinticinco años después de las apariciones, se reveló el texto de estas dos partes del secreto.

En cuanto a la tercera parte, la Iglesia debía revelarla después de la muerte de Lucía o, a más tardar, en 1960. Pero no se hizo nada al respecto, pues el mensaje era sin duda demasiado comprometedor…

El 15 de octubre de 1963, el «Neues Europa» publicó un artículo de Louis Emrich titulado: «El futuro de la humanidad», en el que hace público un «documento» que sería un extracto del Secreto de Fátima. Este artículo fue supuestamente enviado por las autoridades diplomáticas del Vaticano a los Jefes de Estado de América y Rusia, entre otros. Traducidos y distribuidos, estos extractos de la tercera parte del Secreto podían suscitar un renacimiento en la cristiandad, pero cuando la mayoría de los propios pastores no tienen más que indiferencia o incluso hostilidad hacia el «secreto», ¿quién se sorprenderá de la indiferencia de los fieles? ¿Tendrán todavía los hombres de la Iglesia el poder de ignorar la voluntad del Cielo y de hacer callar a quien todos los siglos han proclamado «Madre de la Iglesia»? Si la Madre ya no tiene derecho a hablar, ¿de qué sirven todas las reverencias que Sus hijos podrían rendirle?

Considerada «profeta de la fatalidad» por Sus hijos en la tierra, nuestra tierna Madre sufre en Su soledad, consolada sólo por un número muy reducido de hijos que luchan por permanecer fieles a Ella hasta la hora feliz del triunfo de Su Corazón Doloroso e Inmaculado.

Que este triunfo de nuestra Madre celestial, la Reina del Rosario, llegue pronto; que llegue para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas, para la renovación de la Santa Iglesia de Jesucristo y la llegada de la paz al mundo.

Respondamos generosamente a la petición de la Santísima Virgen redoblando nuestro fervor en la oración y el sacrificio.