Dulce Corazón de Jesús

Jesucristo le presentó a Santa Margarita Su Corazón. Se presentó de la manera más sensible, más humana y más tierna. El había pedido muchas veces al hombre que le diera su corazón: ¡Hijo mío, dame tu corazón!” (Prov. 23, 26) “Amarás al Señor con todo tu corazón,” (Marcos 12,30) y ahora para obligarle más El le da Su Corazón vivo y palpitante, lleno de amor y de misericordia.

Corpus Christi

«La Eucaristía, es Cristo y Cristo es la fuente de toda gracia. La fiesta de hoy, hermanos y hermanas, es la fiesta de la gracia por excelencia. La fuente de la gracia, Dios mismo, Se hace alimento de nuestras almas. De la verdadera devoción a la Eucaristía vendrá la transformación de las almas. Pero tengamos mucho cuidado de no comulgar de cualquier modo, yendo como ovejas siguiendo el grupo, sin ponernos en las disposiciones requeridas. Dirán tal vez: «Si me abstengo de ir, ¿qué van a pensar de mí los demás?» Lo que importa es de saber lo que Dios va pensar. Si comulgamos sin estar bien dispuestos con Dios, recibimos indignamente el Cuerpo y la Sangre de Cristo, comemos y bebemos nuestra propia condenación, según la expresión de san Pablo.»

Domingo de Pascua – Resurrección del Señor

Meditación sobre la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo — La Resurrección de Cristo es el símbolo y el fundamento, la garantía de nuestra resurrección, gloria e inmortalidad: “pues si no hay resurrección de muertos, como dicen ellos, tampoco resucitó Cristo. Mas si Cristo no resucitó, luego vana es vuestra fe… pues todavía estáis en vuestros pecados” (I Cor. XV, 13-15)