La Cuaresma

La Cuaresma nos va a asociar a la obra redentora del Salvador efectivamente por el ayuno y las otras prácticas de penitencia. No hay Cuaresma que merezca tal nombre sin un esfuerzo personal para rehacer la vida y vivirla con más fidelidad, y para reparar con algunas privaciones voluntarias las negligencias de otros tiempos…

Viernes santo

Meditaciones por el Viernes santo por Padre Juan Gregorio — Jesús acepta la cruz, acepta de sufrir por nosotros que rehusamos la cruz.

Jueves santo

“La Eucaristía es el don supremo de Nuestro Señor; lo instituyó en la víspera de Su Pasión, por amor a nosotros, pobres humanos, para no dejarnos solos en este valle de lágrimas. Es Su testamento de amor; Se constituye nuestro alimento. Es en esta ocasión que nos dice: No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos. Jesús dio Su vida con Su muerte ignominiosa sobre la cruz. Esto no era suficiente a Su Amor infinito: quiso hacerse pan para permanecer con nosotros, para alimentarnos de Su Carne, alimentarnos de Sí mismo. Misterio de amor que no entenderemos nunca en la tierra, pero que es, sin embargo, muy real.”

Tiempo de Pasión

Tiempo de Pasión — El el curso de estas dos últimas semanas de Cuaresma que nos va a conducir a Pascua, se esfuerza la Iglesia por hacernos revivir con ella la circunstancias que han preparado y rodeado la muerte del Salvador.