Este artículo también está disponible en: Français English

La Coronilla de San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel

Origen y promesas de San MiguelEn 1751, San Miguel reveló a la hermana Antonia d’Astonac, una monja portuguesa, que quería que se compusieran nueve saludos en su honor, correspondientes a los nueve coros de Ángeles. El glorioso Arcángel prometió que quien lo honrara de esta manera sería acompañado en la Santa Mesa por un Ángel de cada uno de los nueve Coros. Además, para el rezo diario de estos nueve saludos, prometió su asistencia y la de los Santos Ángeles durante el curso de la vida y, después de la muerte, la liberación del Purgatorio.

¿Cómo rezar el rosario de San Miguel Arcángel?

Primero se hace la señal de la cruz:

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, y de la Madre de Dios. Amén.

Se reza el Acto de Contrición:

Dios mío, siento mucho haberte ofendido, porque eres infinitamente bueno, infinitamente amable, y el pecado Te desagrada. Perdóname por los méritos de Jesucristo, mi Salvador; me propongo, por Tu santa gracia, no ofenderte más y hacer penitencia.

– Oh Dios, ven en mi ayuda.
– Apresúrate, Señor a socorrerme.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo, y a la Madre de Dios.
– Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Salutación al primero coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de losSerafines, que Dios Nuestro Señor prepare nuestras almas; y así recibir dignamente en nuestros corazones, el fuego de la Caridad perfecta. Amén.

Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al segundo coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de losQuerubines, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de abandonar los caminos del pecado; y seguir el camino de la Perfección Cristiana. Amén.

Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al tercer coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de losTronos, que Dios Nuestro Señor derrame en nuestros corazones, el verdadero y sincero espíritu de humildad. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al cuarto coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de lasDominaciones, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de controlár nuestros sentidos; y así dominar nuestras pasiones. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al quinto coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de lasVirtudes, que Dios Nuestro Señor nos conserve de todo mal, y no nos deje caer en la tentación. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al sexto coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de las Potestades, que Dios Nuestro Señor protege nuestras almas, contra las acechanzas del demonio. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al séptimo coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Principados, que Dios Nuestro Señor se digne llenar nuestras almas, con el verdadero espíritu de la obediencia. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al octavo coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Arcángeles, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de la perseverancia final en la Fe, y en las buenas obras; y así nos lleve a la Gloria del Paraíso. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Salutación al noveno coro de los Ángeles:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Ángeles, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia, de ser protegidos por ellos, durante ésta vida mortal; y que nos guíen a la Gloria Eterna. Amén.
Se rezan 1 Padrenuestro, tres Avemarías.

Se rezan 4 Padrenuestro:

– En honor de San Miguel Arcángel
– En honor de San Gabriel Arcángel
– En honor de San Rafael Arcángel
– En honor del Santo Ángel de la Guarda.

Oh Glorioso Príncipe, San Miguel, Jefe Principal de la Milicia Celestial; Guardián fidelísimo de las almas; Vencedor eficaz de los espíritus rebeldes; fiel Servidor en el Palacio del Rey Divino, sois nuestro admirable Guía y Conductor. Vos que brilláis con excelente resplandor y con virtud sobrehumana, libradnos de todo mal. Con plena confianza recurrimos a vos. Asistidnos con vuestra afable protección; para que seamos más y más fieles al servicio de Dios, todos los días de nuestra vida.

– Rogad por nosotros, Oh Glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo.
– Para que seamos dignos de alcanzar Sus Promesas.

– Omnipotente y Eterno Dios, Os adoramos y bendecimos. En Vuestra maravillosa bondad, y con el misericordioso deseo de salvar las almas del género humano, habéis escogido al Glorioso Arcángel, San Miguel, como Príncipe de Vuestra Iglesia. Humildemente Os suplicamos, Padre Celestial, que nos libréis de nuestros enemigos. En la hora de la muerte, no permitáis que ningún espíritu maligno se nos acerque, para perjudicar nuestras almas. Oh Dios y Señor Nuestro, guiadnos por medio de éste mismo Arcángel. Enviadle que nos conduzca a la Presencia de Vuestra Excelsa y Divina Majestad. Os lo pedimos por los meritos de Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.