Los Reyes Magos

Santo Evangelio según San Mateo 2, 1-12

Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos, diciendo:
«¿Dónde está el Rey de los judíos, que acaba de nacer? Porque hemos visto Su estrella en el Oriente y venimos a adorarle.»

Al oír esto el rey Herodes, se turbó, y con él toda Jerusalén, y, reuniendo a todos los príncipes de los sacerdotes y a los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Mesías.

Ellos contestaron: «En Belén de Judá, pues así está escrito por el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá, porque de ti saldrá un Caudillo que apacentará a Mi pueblo Israel.”»

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, les interrogó cuidadosamente sobre el tiempo de la aparición de la estrella, y, enviándolos a Belén, les dijo:
«Id a informaros sobre ese Niño, y cuando Le halléis, comunicádmelo, para que vaya también yo a adorarle.»

Después de oír al rey, se fueron, y la estrella que habían visto en Oriente les precedía, hasta que, llegada encima del lugar en que estaba el Niño, se detuvo. Al ver la estrella, sintieron grandísimo gozo.

Y, entrados en la casa, vieron al Niño con María, Su Madre, y de hinojos Le adoraron, y, abriendo sus cofres Le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra.

Advertidos en sueños de no volver a Herodes, se tornaron a su tierra por otro camino.