Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

La Salutación angélica o el Ave María

Cuando llegó el momento en que Dios quiso hacerse hombre, Dios Padre envió a Su mensajero, el Arcángel Gabriel, a la Virgen María para decirle que fue elegida para ser la Madre de Dios. Las palabras de esta oración vienen en parte del mensaje de Gabriel a María.
Dios Te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús. Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Compartir con los tuyos

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.