¡ Oh María Inmaculada !
Reina del cielo
y de la tierra,
Os suplicamos
muy humildemente,
pidáis a Dios que inspire
a todos los felices habitantes
del cielo y del purgatorio
de combatir con
la Iglesia militante
y de darle la victoria.
Amén.