Oh Virgen y Madre, me entrego todo a Ti

Ofrenda a la Virgen María de San Antonio María Claret, gran apóstol de Cuba y España.

Oh Virgen y Madre de Dios, me entrego todo a Ti como Tu hijo. Para honrar Tu pureza, Te consagro mi alma y mi cuerpo, mis facultades y mis sentidos, y Te pido la gracia de no cometer ni un solo pecado.
¡Madre, aquí está Tu Hijo! En Ti he puesto toda mi confianza, nunca me confundiré.

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.