A San José para obtener una gran fe

San José sufrió mucho durante su vida. Es un gran modelo de fe inquebrantable y ciega en el amor de Dios.

Gran San José, heredero de la fe de todos los patriarcas, alcánzanos esa hermosa virtud que es la base de toda santidad, el fundamento de las demás virtudes, y sin la cual es imposible agradar a Dios; alcánzanos esa fe que está viva, activa, encendida con el fuego del amor divino, que no se deja agitar por ningún ataque, que permanece fiel en todas las pruebas. Haz que, siguiendo tu ejemplo, vivamos por la fe en este mundo, para que podamos compartir las recompensas preparadas para ello en el Cielo. Amén.

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.