A San José por la unión con Dios

Oh glorioso patriarca, ahora que estás en el Cielo en la cumbre de la alegría, en un trono alto, con tu amado Jesús…

Oh glorioso patriarca, ahora que estás en el Cielo en la cumbre de la alegría, en un trono alto, con tu amado Jesús, que fue sometido a ti en la tierra, ten compasión de mí, obligado a vivir en medio de tantos enemigos, luchando con los espíritus de las tinieblas y mis malas pasiones, en constante peligro de perder la gracia de Dios.
Ah, por la felicidad que habéis tenido al disfrutar de la compañía de Jesús y María aquí en la tierra sin interrupción, obtenedme el derecho de pasar el resto de mi vida siempre unido a Dios, resistiendo todos los asaltos del infierno, y de morir en el amor de Jesús y María, para que un día pueda ir a disfrutar de Su compañía con vosotros en el Reino de los Bienaventurados. Amén.

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.