¡Para la preservación del Depósito de la Fe!

¡Para que venga el Reino de Dios!

MAGNIFICAT

La Orden del Magníficat de la Madre de Dios tiene como fin particular la conservación del Depósito de la Fe mediante la enseñanza religiosa en todas sus formas. Dios la ha establecido como «un baluarte ante la apostasía casi general» que ha invadido la cristiandad y en particular la Iglesia romana.

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Oración al Sagrado Corazón de Jesús

Jesús Cristo Rey de Amor

Os saludo, oh Sagrado Corazón de Jesús, fuente viva y vivificante de la vida eterna, tesoro infinito de la Divinidad, horno ardiente del amor divino. Sois mi refugio y el lugar de mi descanso. Oh, mi divino Salvador, enciendeis mi corazón con el ardiente amor con el que el Vuestro está todo encendido. Derramad en mi corazón las grandes gracias de las que el Vuestro es la fuente, y haced que mi corazón esté tan unido al Vuestro, que Vuestra voluntad sea la mía y la mía esté eternamente conformada a la Vuestra, ya que deseo desde ahora que Vuestra santa voluntad sea la regla de todos mis deseos y de todas mis acciones. Amén.

Santa Gertrudis

Compartir con los tuyos

Señal de la Cruz

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo y de la Madre de Dios. Amén.

Oración preparatoria

¡Oh Jesús! Vamos a caminar con Vos por el camino del calvario que fue tan doloroso para Vos. Háganos comprender la grandeza de Vuestros sufrimientos, toque nuestros corazones con tierna compasión al ver Vuestros tormentos, para aumentar en nosotros el arrepentimiento de nuestras faltas y el amor que deseamos tener por Vos.
Dígnaos aplicarnos a todos los infinitos méritos de Vuestra Pasión, y en memoria de Vuestras penas, tened misericordia de las almas del Purgatorio, especialmente de las más abandonadas.

Oh Divina María, Vos nos enseñasteis primero a hacer el Vía Crucis, obtenednos la gracia de seguir a Jesús con los sentimientos de Vuestro Corazón mientras Lo acompañabais en el camino del Calvario. Concédenos que podamos llorar con Vos, y que amemos a Vuestro divino Hijo como Vos. Pedimos esto en nombre de Su adorable Corazón. Amén.