Oración para los cónyuges y padres

Hermosa oración que pide todas las gracias que necesita la familia.

Mi Salvador Jesús, que nos has unido indisolublemente por un gran Sacramento, mantén entre nosotros el espíritu de unión y concordia, para que nos amemos unos a otros como Tú amas a Tu Iglesia; danos el espíritu de paciencia y mansedumbre, para que soportemos pacíficamente nuestras faltas; ármanos con el espíritu de prudencia y santidad, para que permanezcamos siempre dentro de los límites de nuestros deberes, y para que no hagamos nada que ofenda a Tus ojos, nada que sea contrario al profundo respeto debido a Tu Sacramento.
Envíenos el espíritu de sabia solicitud y previsión, para proveer, según las reglas de la justicia y la caridad, a las necesidades de nuestra familia.
Presérvanos del espíritu del mundo y del amor de nuestras vanidades, para que sólo busquemos complacerte a Ti, nuestro Dios, nuestro amor, el verdadero vínculo de nuestros corazones.
Inspíranos especialmente con ese verdadero espíritu de fe que hace de nuestra morada una escuela de piedad y un santuario de todas las virtudes.
Lejos de nosotros, Dios mío, lejos de nosotros que nuestra tolerancia o nuestra vida poco edificante sea causa de ruina para nuestros hijos. Lejos de nuestra casa, lejos, lejos de todo eso sería una piedra de escándalo, una ocasión para el pecado.
Oh María, encomiendo a mis pobres hijos a tu corazón maternal: sé su Madre, forma sus corazones a la virtud. Madre tierna, que sean piadosos, caritativos, siempre cristianos; que su vida, llena de buenas obras, sea coronada por una muerte santa.
Que nosotros, oh María, nos reunamos en el cielo para contemplar tu gloria, para celebrar tus bendiciones y tu amor, y para bendecirte eternamente con tu querido hijo, nuestro Señor Jesucristo. Amén

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.