Para pedir la resignación que obtiene el Cielo

Oración del Padre Tomás de Jesús, gran devoto de la Pasión del Redentor.

Oh Santísima Madre de Dios, Reina de los Ángeles, Estrella del Mar, Refugio de los Pecadores, que con gran dolor viste morir a Aquel a quien diste vida, y que esperó con firme fe y segura esperanza el momento de su resurrección, concédeme que sea crucificado con Él, que me reciba entre su pueblo, que muera, viva y reine con Él.
Oh Santos del Paraíso, que hoy contempláis a este Cordero divino, glorioso, impasible, inmortal, y que lo poseéis con la seguridad de no perderlo nunca, poned vuestros ojos en mí, tened piedad de este pobre destierro, obtened para él la gracia de ser crucificado en la tierra con Jesucristo, y de ser coronado por Él en el Cielo.

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.