This post is also available in: Français English Italiano

VÍA CRUCIS DEL ARREPENTIMIENTO

del Beato Can. Alfred Weber

Sigamos en la montaña sagrada
Nuestro Salvador, ensangrentado, desfigurado…
Y caminemos tras Él sin temor
Bajo el peso (bis) del árbol sagrado.

Sancta Mater, istud agas
Crucifixi fige plagas
Cordi meo valide.

Oh, santa Madre de los Dolores
Imprime en mi pobre corazón
Las heridas de mi dulce Salvador.

Os adoramos Señor y Os bendecimos
Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

PRIMERA ESTACIÓN

Jesús es condenado a muerte

¡Oh, mi alma! Sabías la grandeza y la bondad de Jesús… Y sin embargo, ¡cuántas veces, como Pilato, Lo has sacrificado cobardemente a las exigencias de tus pasiones!…
– Padre Eterno, Os ofrezco las heridas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las de nuestras almas.
– Jesús mío, perdón y misericordia, por los méritos de Vuestras santas heridas y los sufrimientos de Vuestra Madre.
– Os adoramos, oh Jesús, y os bendecimos, porque habéis redimido al mundo a través de Vuestra santa cruz.