Monasterio de los Apóstoles del Amor Infinito, Klasztor Magnificat Matki Bożej, Apostołów Nieskończonej Miłości

La Orden del Magníficat de la Madre de Dios

IGLESIA RENOVADA DE JESUCRISTO

La Orden del Magníficat de la Madre de Dios, solicitada por la misma Virgen en La Salette (Francia 1846), fue fundada en Canadá en 1962. La Orden incluye obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, algunos de otras congregaciones religiosas. Conservan sus identidades y propósitos respectivos, pero todos tienen una Regla común, la dictada por la Madre de Dios en La Salette y aprobada por León XIII en 1879.

La Orden del Magníficat de la Madre de Dios es también conocida como: Los Apóstoles del Amor Infinito. Fueron reconocidos civilmente ya en 1963. Desde 1973, tienen una carta federal para todo Canadá y, en Quebec, bajo la Ley de Corporaciones Religiosas.   Los Apóstoles del Amor Infinito también son reconocidos en Canadá como una Caridad Registrada.  En Canadá, trabajamos principalmente en Quebec, Ontario y Columbia Británica.

Nuestra Orden religiosa también tiene estatutos en los Estados Unidos, Puerto Rico, Guatemala, República Dominicana y Ecuador.  Es reconocido en Guadalupe y Francia, y establecido en Italia, Argentina y Sudáfrica. La Casa Madre y la oficina central están ubicadas en 290 7e Rang, Mont-Tremblant, Quebec J8E 1Y4.

La Orden también incluye discípulos, es decir, miembros laicos, solteros o casados, que viven en comunidad de bienes con los religiosos y comparten su trabajo; también incluye terciarios, miembros laicos que viven en el mundo, generalmente en hogares cenáculos, es decir, que tienen el privilegio de guardar el Santísimo Sacramento en sus casas, y mediante la observancia de una vida cristiana ejemplar.

Esta Orden del Magníficat de la Madre de Dios tiene como finalidad particular la conservación del Depósito de la Fe mediante la educación religiosa en todas sus formas, tanto para los adultos como para los niños. Durante más de 50 años, la Orden ha luchado eficazmente contra todos los abusos que han llevado a la decadencia del clero, el estado religioso y la sociedad cristiana. Dios lo ha establecido como «un baluarte contra la casi general apostasía» que ha invadido el cristianismo y en particular la Iglesia romana.

Esta Orden, por lo tanto, existe y opera bajo su propia Jerarquía. Es de fe, doctrina, tradición y práctica católica cristiana. Por medio del Espíritu de Jesucristo que la anima, la Orden tiende a volver a la sencillez y pureza evangélica de los primeros tiempos del cristianismo, conservando las enseñanzas doctrinales y dogmáticas dadas con continuidad por los Santos y Doctores de la Iglesia Católica.

Su papel en el mundo de hoy es «un rol de suplencia», para preservar, para continuar la verdadera Iglesia de Cristo que no puede caer, según la promesa de Cristo: Las fuerzas del infierno no prevalecerán contra ella. En La Salette, la Santísima Virgen anunció claramente: Roma perderá la fe... Vivimos estos días tristes... Cada vez es más evidente que las autoridades oficiales han capitulado ante el mal. Pero a través de esta Orden, Dios ha intervenido para asegurar la indefectibilidad de Su Iglesia.

En un futuro más o menos próximo, «la Santa Iglesia será fuerte, humilde, piadosa, pobre, celosa e imitadora de las virtudes de Jesucristo... Se predicará el Evangelio en todas partes, porque habrá unidad entre los obreros de Jesucristo y los hombres vivirán en el temor de Dios». (Profecía del Secreto de la Santísima Virgen en La Salette, 1846)

En La Salette, mientras la Virgen María dictaba la Regla de la Orden de la Madre de Dios a Melanie, ella, escuchándolo, contemplaba en una visión profética la vida y las obras futuras de los hijos e hijas de la Orden, religiosos y laicos, extendidos por todo el mundo. Vio también a varias órdenes religiosas que venían a fusionarse con esta Orden y otras que encontraban en su contacto su fervor primitivo.

La capilla está abierta al público y es muy frecuentada, especialmente los domingos y en los momentos de las fiestas litúrgicas como Navidad, Semana Santa y Pascua, y en las fiestas marianas de la Asunción y la Natividad de María.  Cada año, los participantes en el retiro, solos o en pequeños grupos, pasan estancias más o menos largas en el recinto del Monasterio, en pequeñas casas individuales reservadas a los visitantes.

Además de la adoración del Santísimo Sacramento, de la oración, del estudio y de los trabajos de todo tipo, la Comunidad se presta a todas las obras de misericordia espiritual y corporal.  Sus objetivos principales son el mantenimiento y la enseñanza de la Fe Cristiana y las obras de caridad de todo tipo: ayuda a los pobres, enseñanza a niños y adultos, cuidado de enfermos y ancianos, ayuda a las familias, etc.

Aquí, en la provincia de Quebec, tenemos, entre otros, La Casa del Pan ubicada en la ciudad de Quebec donde, desde 1976, nuestras monjas han estado proveyendo alimento y cuidado diario a cientos de personas y familias necesitadas.  En la Casa Madre de Mont-Tremblant, y en otras casas de los alrededores, se distribuyen semanalmente cestas de alimentos a muchas familias, y a menudo también ropa, zapatos y juguetes para los niños.  Estas obras son posibles gracias a los donativos de benefactores que conocen y apoyan nuestras actividades caritativas.

La educación religiosa se realiza mediante el mantenimiento de los lugares de culto y a través de diversos programas de instrucción: sermones, conferencias, cursos, retiros y dirección espiritual.  También se hace en gran medida a través de la distribución de nuestros libros y revistas, preparados e impresos en la Casa Madre de la Comunidad.