Este artículo también está disponible en: Français English

Pensamientos de Servidores de Dios

Las almas del Purgatorio

Revelación a Santa Catalina de Génova.
– Las almas del purgatorio interpelan a los amigos del mundo:

¿Qué no puedo gritar, en un lenguaje suficientemente fuerte para ser escuchada por todos los hombres: “Oh, desdichadas criaturas, ¿por qué estáis tan cegadas por las cosas fugaces que hacéis, como veréis a la hora de la muerte, ninguna provisión para la gran necesidad que caerá sobre vosotras?

“Os refugiáis bajo la esperanza de la gran misericordia divina, que exaltáis sin cesar, sin ver que vuestra resistencia a esta soberana bondad será vuestra condena. Su bondad debe inclinaros a hacer Su voluntad, no alentaros a perseverar en la vuestra. Como Su justicia no puede ceder, debe necesariamente utilizar medios para ser satisfecha”.

Santa Catalina de Génova, Tratado sobre el Purgatorio, cap. XV

Veo que el paraíso no tiene puertas y que cualquiera puede entrar en él, pues Dios es todo misericordia y Sus brazos están abiertos para recibirnos en la gloria. Pero la Esencia divina es tan pura que el alma, al encontrar en sí misma la más mínima imperfección, se arrojaría a mil infiernos antes que aparecer manchada en presencia de la Majestad divina. Sabiendo, pues, que el purgatorio está instituido para purificarla, se precipita en él por su propia voluntad y encuentra allí esa gran misericordia: la destrucción de sus faltas… Y sé que el mayor sufrimiento de estas almas es ver en ellas lo que desagrada a Dios y descubrir que, a pesar de Su bondad, lo han consentido.

Santa Catalina de Génova, Tratado sobre el Purgatorio, cap. VIII

La Santa Comunión

Los primeros cristianos, expuestos a tantas persecuciones, sacaban de la Santa Comunión el valor para afrontar la muerte del martirio; nunca se exponían al peligro sin haber recibido la Santa Comunión, porque sabían que les faltarían las fuerzas si no hubieran recibido previamente la Santa Eucaristía.

San Cipriano

 Conformidad con la voluntad de Dios

Un día, cuando los ángeles custodios de los hijos de los hombres estaban reunidos cerca del trono de Dios, Satanás apareció allí con ellos. El Señor le dijo: «¿De dónde vienes?» El Espíritu del Mal contestó: «De andar por la tierra. – ¿Te has fijado en Mi siervo Job? No hay hombre como él en la tierra: es íntegro y recto, sirve a su Dios y se aleja del mal. – ¿Crees, dice el celoso Satanás, que Job Te sirve para Ti?» Entonces Dios permitió que el Espíritu del mal pusiera a prueba a Su siervo. Pero en medio de sus peores pruebas, el santo Job dijo: «Dios me lo dio todo, Dios me lo ha quitado todo. ¡Bendito sea Su santo nombre!»

Entrega a Dios, que cumple Sus propósitos a pesar del infierno.

Todos los poderes del mal han conspirado para destruir y masacrar a Jesús: ¡han conseguido matar al Hijo de Dios encarnado! Los demonios se frotan las manos con complacencia. Cuando Satanás se dio cuenta de que habían llevado a cabo el Plan de Dios, mordió el polvo: fue su mayor derrota. La muerte de Jesús en la cruz fue la salvación que Dios había querido desde el principio. Era el plan que Él había decretado para la salvación de la humanidad…

Padre Mathurin de la Madre de Dios

 Luchando por el Reino de Dios

El reino de los cielos sufre violencia, y sólo los violentos prevalecen. Los violentos son los valientes, los enérgicos, los que se violentan a sí mismos y saben resistir a todo lo que se opone a Dios, tanto en ellos como en su entorno. Mi deseo para este año es que cada uno de nosotros lidere el buen combate, mediante la fidelidad a todo lo que Dios pide, tanto en las cosas pequeñas como en las grandes.

Padre Juan Gregorio de la Trinidad

Oración de generosidad

Señor Jesús, enseñadme
a ser generoso;

A serviros
como Vos lo merecéis;

A dar sin contar;
A luchar
sin miedo a heridas;

A trabajar
sin buscar el descanso;

A gastarme
sin esperar recompensa
fuera de haber cumplido
Vuestra santa Voluntad.

San Ignacio de Loyola

Dios no dejará sin recompensa ni el más mínimo dolor que uno haya sufrido por Su causa. Por tanto, prepárate a luchar si quieres ganar. La corona de la paciencia no puede obtenerse sin luchar, y negarse a luchar es negarse a ser coronado. Si deseas la corona, lucha con valentía, sufre con paciencia. No puedes descansar sin trabajar, ni sin luchar por la victoria.

Imitación de Cristo, Libro III, cap. 19

Mis queridos hermanos y hermanas, sabed que Nuestro Señor Jesús, que bajó a este mundo, sufrió Él mismo dolores sin número. Con Sus sufrimientos estableció Su Iglesia, que también debe crecer en medio de cruces y tribulaciones. Desde los tiempos de los Apóstoles hasta hoy, la Iglesia siempre ha crecido en medio de mil persecuciones, pero no importa lo que el mundo haga para atacarla y destruirla, no podrá vencerla. – Sigamos, pues, la santa voluntad del Señor, y poniéndonos del lado de nuestro líder Jesús, luchemos siempre contra el mundo y el diablo. – En este tiempo de agitación e inquietud, como valientes soldados, pongamos nuestra armadura, y como en un campo de batalla, luchemos y salgamos victoriosos. Sobre todo, no olvidéis la caridad mutua, ayudaos los unos a los otros, y esperad que Dios Se apiade de vosotros y responda a vuestras oraciones. – No os dejéis asustar por las calamidades, no os desaniméis y no retrocedáis en el servicio a Dios, sino que, siguiendo las huellas de los Santos, aumentad la gloria de la Iglesia y mostraos como verdaderos soldados y súbditos del Señor.

San Andrés Kim, Carta a los cristianos perseguidos de Corea

No debemos dormirnos, debemos actuar con energía: es por la buena causa por la que luchamos, no retrocedáis ante los enemigos. Todos quieren el bien, pero nadie toma los medios.

Beata Melanie Calvat

Cada día debemos luchar contra el mundo, contra nosotros mismos, contra el demonio, contra todos los obstáculos a nuestra salvación y santificación, contra todos los obstáculos al reino de Dios. Debemos librar la batalla, hacer la guerra, ser soldados de Jesucristo, valientes. Es en cada momento que debemos tener armas en nuestras manos. Nuestras armas son la oración, la fe, la confianza en la Santísima Virgen que quiere ayudarnos, la Santa Eucaristía, que es Jesús mismo, que quiere fortalecernos.

Padre Juan Gregorio de la Trinidad

Obreros oscuros de esta gran obra, trabajemos en silencio y con esperanza; recemos, es la condición del éxito; reparemos, porque el dolor supremo es que Dios sea ultrajado y blasfemado; suframos, luchemos, muramos si es necesario. Seguramente hay una Providencia que vela por nosotros; un Poder Omnipotente que nos asiste y que vencerá; una Bondad que cuenta con todo, y un Amor Infinito que Se inclina hacia nosotros para conducirnos a Sus fines divinos. Somos de la raza de María, cuya perpetua enemistad Dios mismo anunció contra la raza de Satanás, y a La que dio el triunfo por medio de Jesucristo, pero sin dispensarnos del trabajo, ni privarnos del honor y del mérito de la lucha. ¡Esperanza, pues! ¡Confianza y acción sin miedo! ¿Pero qué haremos, almas débiles? …. ¿Qué haremos? Acabamos de decirlo, ¡rezaremos, repararemos, amaremos, sufriremos!

Beata María de Jesús Deluil-Martiny

Es por el amor y la misericordia que Jesús Se convirtió en el Rey de tantas almas, ¡luchemos entonces con las mismas armas!

Madre Inés de Jesús, o.c.d.

La Iglesia continúa la vida de su Esposo crucificado a través de los tiempos… Como Él, sufre antes de participar en Su gloria… Es lo mismo para todas las almas cristianas. El combate entre el bien y el mal existe desde el principio de los tiempos y no cesará hasta el último día. Las circunstancias cambian, pero el combate permanece: todos los que hayan luchado bien vencerán, los que hayan trabajado en la fe, la esperanza y la caridad, por muy derrotados que parezcan en la tierra, vencerán eternamente. Tenemos a Jesús con nosotros, y por débiles que seamos, somos fuertes con Su fuerza invencible.

Beato Carlos de Foucauld

No basta con rezar: en tiempos de guerra hay que luchar, luchar, luchar; y luchar es rezar de verdad.

Beata Melanie Calvat

La vida es una lucha y una cruz. Lo será hasta el fin del mundo. El grano bueno siempre estará mezclado con la paja, el pez bueno con el malo. Oremos, suframos y trabajemos, para que el Nombre de Dios sea santificado, venga Su Reino, se haga Su Voluntad, y que todo espíritu alabe al Señor: sirvamos y demos nuestra vida por la redención de las almas, como el Único Modelo…

Beato Carlos de Foucauld

“Oh Jesús mío, lucharé por Tu amor hasta el final de mi vida. Ya que no quisiste probar un descanso en la tierra, quiero seguir Tu ejemplo; ardo en deseos de luchar por Tu gloria; Te ruego, ¡fortalece mi valor, ármame para la lucha!”

Santa Teresita del Niño Jesús…

“Cuando no siento nada, cuando estoy seca, incapaz de rezar, incapaz de practicar la virtud, busco pequeñas ocasiones, por nada, para complacer a mi Jesús: por ejemplo una sonrisa, una palabra amable, cuando quisiera callar y mostrar aburrimiento. Si no tengo ocasiones, al menos quiero repetirle a menudo que Le quiero…”.

Santa Teresita del Niño Jesús

“En esta tierra donde todo cambia, sólo una cosa permanece estable, y es la conducta del Rey del Cielo hacia Sus amigos. Desde que Él levantó el estandarte de la Cruz, es bajo su sombra que todos deben luchar y vencer.”

Santa Teresita del Niño Jesús

Oración

La adoración perpetua del Santísimo Sacramento es un pararrayos para las naciones. La finalidad de la adoración perpetua es asegurar la oración ininterrumpida por la Iglesia, por la patria, por el mundo.

Padre Mathurin de la Madre de Dios

Las almas orantes son los mayores trabajadores de la Obra de Dios. Por eso, hermanos míos, si ya no pueden, por su edad o por su salud, dedicarse a las actividades físicas, no piensen que están impedidos. A través de la oración, son las personas más útiles en la Obra de Dios. Es necesario e indispensable que los jóvenes, los que tienen fuerza y salud, se dediquen físicamente; necesitamos sus brazos. Pero la oración es superior a todo, pues toda nuestra actividad humana no produciría ningún efecto bueno si no se apoyara en la oración. Lean las vidas de los santos: verán que todos los Santos daban gran importancia a la oración; eran almas de oración.

Padre Juan Gregorio de la Trinidad

Anima tu valor, cristiano, y no desesperes nunca de tu salvación. Pide con fe tu conversión. No digas que es imposible: cuando tus pecados sean tan pesados como el peso de una montaña, reza y Jesús dará éxito a tu oración: Cree firmemente que obtendrás lo que pides y se te dará. – Si tienes fe y no dudas, lo conseguirás todo, hasta el punto de arrojar montañas al mar. Y te lo repito: Todo lo que pides en tu oración, cree que lo recibirás y te sucederá. Jesucristo Se sirve de estas extraordinarias comparaciones para mostrar que todo es posible para el que reza.

Monseñor Jacques-Bénigne Bossuet

Si dos de ustedes se ponen de acuerdo, algo le piden a Mi Padre, se les concederá, dice Jesús. ¡Oh, lo que Le pedimos es trabajar para Su gloria, para amarlo y hacerlo amar! ¿Cómo no va a bendecir nuestra unión y nuestra oración?

Santa Teresa del Niño Jesús

Mientras el fariseo reza con arrogancia, el publicano se golpea el pecho con humildad. Dios resiste a los soberbios y da Su gracia a los humildes.

I Epístola de San Pedro 5,5

Sacrificio

Dije interiormente: “Bienaventurados los que dieron su sangre por Dios”…. Y Él me dijo “Bienaventurados los que hacen el sacrificio de su vida continuamente por Mi Amor, porque este sacrificio hace un camino de perfumes para Mí… Si un alma sufre silenciosamente las pequeñas contradicciones cotidianas, la menor cosa que hace es más agradable para Mí que las mortificaciones de los antiguos Padres y Patriarcas”.

“Oh, qué fácil es doblar los méritos: uno se golpea el brazo, se pincha el dedo, mete el pie en un charco… rápido, rápido, un “¡Gracias, Dios mío!”… ¡Cómo este “gracias” alegra deliciosamente el Corazón de Nuestro Señor! Esta pequeña palabra, que sale de un corazón roto por el sufrimiento, puede borrar años de pecado.”

Santa María de Jesús Crucificado

Unión con Dios

Dichosa el alma que oye al Señor hablarle interiormente y recibe de Su boca la palabra de consuelo. Bienaventurados los oídos que están siempre atentos al soplo divino, y sordos a los ruidos del mundo. Bienaventurados los ojos que, cerrados a las cosas exteriores, miran sólo las interiores. Bienaventurados los que penetran en los misterios que el corazón oculta, y que, por medio de ejercicios diarios, tratan de prepararse cada vez más para comprender los secretos del Cielo. Bienaventurados los que se alegran de cuidar a Dios y se liberan de todos los problemas del mundo.

Imitación de Cristo, Libro 3, cap. 1

La Santísima Virgen María

Este hermoso día de la Asunción nos recuerda la ascensión de la Santísima Virgen al cielo, la coronación de Su vida como Madre de Dios, en el cumplimiento de la voluntad de Dios. La vida de la Santísima Virgen fue un fiat perpetuo y continuo. Ella pudo decir como Su divino Hijo: Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió (San Juan 4, 34), es decir, la voluntad de Dios. Esta completa conformidad de María con la voluntad de Dios es lo que hizo Su grandeza. No es sólo el hecho de haber sido la Madre de Dios lo que hizo a la Virgen María tan grande, es Su obediencia a Dios.

Pidamos también realizar, a ejemplo de nuestra buena Madre, todos los planes de Dios para nosotros. Que pasemos por la tierra haciendo el bien, como hizo Ella misma. Demostremos nuestra devoción a María imitándola en todo.

Padre Juan Gregorio de la Trinidad

María tuvo Su día de pruebas; también tuvo Su día de triunfo… Dios da consuelo en proporción al sufrimiento, y ya que el Señor quiso aparecerse con tan tierna avidez a las santas compañeras de Su Madre, ¿quién podría dudar de que Su primera aparición desde el sepulcro fue para Su Madre misma?

P. Teodoro Ratisbonne

El Rosario, una solución a todos los problemas

“Padre”, me dijo de nuevo Sor Lucía, “no esperemos una llamada a la penitencia por parte del Santo Padre para todo el mundo desde Roma. Tampoco esperemos que venga de nuestros obispos en sus diócesis, ni de las congregaciones religiosas. No. Nuestro Señor ya ha utilizado estos medios muchas veces y el mundo no ha hecho caso. Por eso ahora es necesario que cada uno de nosotros inicie su propia reforma espiritual. Que cada uno piense en la enorme responsabilidad que tiene de salvar no sólo su propia alma, sino también todas las almas que Dios ha puesto en su camino.”

Entrevista de Sor Lucía, vidente de Fátima,
con el Padre Agustín Fuentes, 26 de diciembre de 1957.