Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Corazon de Jesus

He amado, amarás….

Este es el mandamiento que Dios Se digna a imponer a Su criatura…. Este es el secreto de la religión, de la devoción al Corazón de Jesús…. Dios amando, Dios mandando amor…. Y el hombre que responde: Os amaré, Señor mi Dios, a Vos, mi fuerza, mi firmamento, mi refugio y mi libertador.

¿Y qué haría yo en esta tierra si no Os amara? ¿Qué condición podría ser más miserable que la mía? Los dolores me acosan desde mi nacimiento, los torrentes de iniquidad me abruman, los tormentos del infierno me rodean; ¿a quién voy a huir en medio de todos estos males, sino a Vos, mi Dios? Vistéis mi angustia; movido por la piedad, Vuestro amor bajó de los esplendores del cielo, Vuestro Verbo acudió a los gritos de mi miseria, Se hizo carne y habitó entre nosotros, y por Su cruz, por Su muerte, me sacó del abismo de las grandes aguas en las que estaba sumido. Subió a Su trono y Se llevó mi amor con mi corazón al cielo, y ahora, para suavizar los rigores de mi destierro, Él mismo desciende cada día a nuestros altares, me presenta Su Cuerpo, Su alma, Su divinidad; me da Su Corazón. Este amor, tan pródigo, tan asombroso en Sus invenciones, Se queja de no ser amado, y en este tiempo en que la caridad se ha enfriado porque abunda la iniquidad, Él mismo me enseña lo que debo hacer para consolar Su Corazón y obtener entre Sus amigos más queridos un lugar que nadie podrá quitarme.

Venid, pues, al Corazón de Jesús, al menos durante este mes, todos los que habéis escuchado Su voz. Confía, Él nos llama a todos, y cuando Le hayamos escuchado, estudiado, amado durante un mes, ¿quién será el que quiera desprenderse de Él?

El acto de consagración al Sagrado Corazón de Jesús

Nos consagramos cada día al Corazón de Jesús, a Su amor durante este mes. Si este acto se convierte para nosotros en una mera fórmula, si conseguimos hacerlo efectivo, habremos alcanzado nuestra meta, a saber: entregarnos, abandonarnos sin reservas al amor de Aquel que Se entregó, Se abandonó a nosotros sin dividirse, con un corazón que arde de amor. El que conoce la verdad llega a la luz, dijo Jesucristo Nuestro Señor. Y quien se esfuerza por dedicarse a Dios con un corazón generoso, pronto se iluminará lo suficiente, se inflamará lo suficiente para encontrar el valor de hacer cualquier sacrificio. Meditemos, pues, en este acto de consagración, para que pase de nuestro corazón a nuestra conducta.

Oh Jesús, Os consagro mi corazón; ponedlo en el Vuestro. Es en Vuestro Corazón donde quiero habitar, y a través de Vuestro Corazón donde quiero amar.

Oh Jesús, Os consagro mi corazón. Mi corazón es todo lo que poseo, lo único de lo que puedo disponer y de lo que Vos sois celoso. ¿Debo dárselo a estas vanas criaturas que no son nada para él, cuyo amor es tan tibio, tan insuficiente, tan cambiante? No, se lo doy a Aquel que lo hizo para Él, y que es el único que puede responder a todos sus impulsos. Oh Jesús, Os lo consagro; será en adelante como esos lugares sagrados cuyo destino no se puede cambiar, como esos templos santos, esas casas de oración dedicadas a Vuestra gloria. Devuélvedle esa pureza, esa inocencia que se llevó del santo bautismo…. Encended en ella la triple antorcha de la fe, la esperanza y la caridad, y que su luz divina crezca siempre en mi corazón.

Poned mi corazón en el Vuestro. En todos los demás lugares me siento estrecho, miserable, infeliz, atormentado, preocupado. Es en Vuestro Corazón donde quiero habitar. Este es el lugar de mi descanso en el tiempo y en la eternidad. Por Vuestro Corazón quiero amar todo lo que Él ama, todo lo que me manda amar: a Vos, mi Señor, en la unión del Padre y del Espíritu Santo; a todas Vuestras amadas criaturas, en el cielo, en el purgatorio, en la tierra, para que nos consumamos en la unidad, para que seamos uno, a la manera admirable de la que la santísima Trinidad nos da el modelo.

Es en Vuestro Corazón donde quiero vivir, desconocido por el mundo y conocido sólo por Vos; es en este Corazón donde sacaré el ardor del amor que debe consumir el mío; es en él donde encontraré fuerza, luz, valor y verdadero consuelo. Cuando esté lánguido, me animará; cuando esté triste, me alegrará; cuando esté preocupado y atribulado, me tranquilizará.

Es en Vuestro Corazón donde quiero vivir, desconocido para el mundo y conocido sólo por Vos. Vivir en Vuestro Corazón, en el fundamento de la vida; siempre hecho y rehecho por Vos; cada uno de los latidos de Vuestro Corazón imprimiendo en el mío el fundamento de su vida natural y sobrenatural. ¡Qué vida!… Desconocido para el mundo… El mundo no Os ha conocido, oh mi querido Redentor, no ha conocido a Vuestro Padre, su Creador; el mundo es Vuestro enemigo, Vos no habéis rezado por el mundo…. Por lo tanto, no espero nada de él. Que esté olvidado en el mundo, que ni siquiera sospeche de mi existencia, ¡qué me importa! Pero, oh Señor mío, quiero ser conocido por Vos como sois conocido por Vuestro Padre, según Vuestra promesa; un conocimiento amoroso que me lleva a conoceros más y más, y a devolveros el amor agradecido que Os debo. Conocido sólo por Vos, que toda la tierra me exalte; si decís de mí: «No te conozco», sería mejor que no hubiera nacido. Que toda la tierra me ignore, si Vos me decís en el fondo de Vuestro Corazón: Te he conocido desde toda la eternidad, Te he amado con un amor eterno, ya no pido nada a las criaturas. Es en Vuestro Corazón donde atraeré el ardor del amor que debe consumir el mío. El amor es la vida del corazón; oh Señor mío, Vos mismo dais a mi corazón su alimento. Sólo Vuestro Corazón, un Corazón divino, puede responder a las necesidades del mío; aquí me lo ofrecéis para responder en todo momento a la inmensidad de los deseos que Vos mismo formáis en mí, y para devolveros el amor divino que esperáis de Vuestras criaturas.

En él encontraré fuerza, luz, valor y verdadero consuelo. Mi corazón en el Vuestro, el Vuestro en el mío, y podré decir también: Cuando soy débil, entonces soy poderoso. Cuando está oscuro en mi alma, entonces todas mis tinieblas se iluminan en Vuestra luz; cuando no tengo corazón, entonces encuentro toda mi energía en mi nuevo corazón; cuando estoy apenado, entonces el consuelo se desborda en mí. Sí, lo sé, no es Vos quien falla a Vuestros amigos necesitados.

Oh, entonces, cuando esté lánguido, cuando ya no camine, cuando ya no corra por el camino de Vuestros mandamientos como en los días de mi primer fervor, Vos expandiréis mi corazón, renovaréis mi juventud como la del águila, me excitaréis, me llevaréis como el águila excita a sus crías para que se eleven en el aire, como las lleva y las presenta al sol. Cuando la tristeza venga a mezclarse con todas mis alegrías, cuando ya no pueda pensar en las miserias de esta vida, en las pruebas de Vuestra Santa Iglesia, en la debilidad y división de sus hijos, en la iniquidad, la injusticia y la mala fe de sus enemigos, entonces pensaré en Vuestras penas, y mi consuelo será afligirme con Vos.

Preocupado y atribulado, Vuestro Corazón me tranquilizará. Perder el descanso, perder la paz por los intereses, los contratiempos de este mundo, ¡cuántas veces nos pasa esto! ¡Y qué tontos somos! ¿No lo dijo el Señor? Buscad primero el reino de Dios y Su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura…. Todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios. Preocuparse, inquietarse por los intereses eternos…, perder la confianza y el amor, o al menos creerse desprovisto de ellos, es una prueba terrible por la que deben pasar la mayoría de los amigos de Dios. Cuando camine en medio de esta oscuridad desoladora, en la sombra de la muerte eterna a la que creeré haber descendido de antemano, oh Corazón de Jesús, Vos me tranquilizaréis, Os lo pido, espero esta misericordia, cuento con ella, y se hará conmigo según mi fe.

Oh Corazón de Jesús, que mi corazón sea el altar de Vuestro amor; que mi lengua publique Vuestra bondad; que mis ojos estén incesantemente fijos en Vuestra herida; que mi mente medite en Vuestras adorables perfecciones; que mi memoria conserve para siempre el precioso recuerdo de Vuestras misericordias.

Que mi corazón sea el altar de Vuestro amor.

Oh Corazón de Jesús, habéis permitido a los hombres erigir templos y altares en la tierra, encerraros en oro y plata en estrechos tabernáculos… el corazón, el corazón del hombre, es el altar, el tabernáculo que Vos deseáis. Purificad, pues, el mío, para que sea Vuestro altar, no ya un altar insensible e inanimado, sino un altar vivo y flamígero, un trono de amor. Venga, oh Sagrado Corazón, y con un rayo de Vuestro amor, transforme este barro vivo, mi corazón; haga que todo en mí cobre vida y que mis mismos huesos hablen de Vuestra gloria.

Dejad que mi lengua, la lira de mi corazón, cante Vuestro amor, exalte Vuestra bondad y sea escuchada hasta los confines de la tierra. Que mis ojos, cerrados a la vanidad, se fijen para siempre en la herida de amor que me abre Vuestro Corazón. Dejad que mi mente medite en Vuestras adorables perfecciones. Dejo a los sabios y a los eruditos sus elevadas contemplaciones, me escondo en los agujeros de la piedra, me refugio en las heridas de Vuestra santa humanidad; he dicho: Mis pensamientos, mis afectos así como mis obras, es al Rey a quien los dedico; Su vida, Sus sufrimientos, el amor infinito de Su Corazón, son el tema inagotable de mis meditaciones. Comienzo en la tierra la eterna conversación de la eternidad.

Que todo en mí exprese mi amor por Vuestro Corazón, oh Jesús, y que mi corazón esté preparado para que Vos hagáis cualquier sacrificio.

Que todo en mí exprese mi amor por Vos, oh Corazón de Jesús. Todo en mí viene de Vos, todo en mí quiere ir a Vos en el que nada se pierde. ¿Qué hay para mí en el cielo? ¿Qué puedo querer en la tierra? sino a Vos, y siempre a Vos más conocido, más ardientemente amado, más plenamente poseído. Y que mi corazón esté dispuesto para Vos a todos los sacrificios. He escuchado Vuestra lección: La marca por la que se sabrá que Me amáis es si guardáis Mis mandamientos. Para conservarlos, hay que hacerse violencia a sí mismo; pero Vuestra gracia ¿no ha hecho confesores intrépidos, vírgenes fieles, mártires heroicos? Iré a Vuestro Corazón, fuente de gracias, veré a Aquel a quien he traspasado …. y todos los sacrificios serán dulces para demostrar mi amor por Él.

Oh Corazón de María, después del Corazón de Jesús, el más amoroso, el más compasivo de todos los corazones, presentad al Corazón de Vuestro Hijo nuestra consagración, nuestro amor, nuestros propósitos. Se conmoverá con nuestras miserias, nos librará de ellas; y después de haber sido nuestra protectora en la tierra, ¡oh Madre de Jesús! Sereis nuestra Reina en el cielo. Amén.

Oh Corazón de María, después del Corazón de Jesús, el más misericordioso de todos los corazones, es a Vos a quien también amo, en quien me confío, a quien confío mi fortuna eterna. Presentad al Corazón de Vuestro Hijo nuestra consagración, nuestro amor, nuestros propósitos, pero antes recibidlos, transformadlos en Vuestro Corazón. Entonces el Corazón de Jesús los encontrará dignos de Él; Se conmoverá con nuestras miserias, nos librará de ellas, y Vos, oh Madre de Jesús, Madre mía, habréis recogido el fruto más dulce de Vuestro Corazón: la salvación, la perfección de las almas; y a los que habéis protegido en las tinieblas, en las batallas del destierro, los tendréis como corona en la patria, en medio de los esplendores de la eternidad, ¡oh Reina gloriosa y bendita!…. Amén.