This post is also available in: Français English

Magníficat!

Pour la Conservation du Dépôt de la Foi!
Pour que le Règne de Dieu arrive!

La Eucaristía, nuestro alimento

Lema y deseo para el año 2018 – Que este año sea un Año Eucarístico, a través de la Misa, la Comunión y la Adoración a Jesús Hostia.

Deseo: Para vivir en la intimidad de Dios.

por Padre Mathurin de la Madre de Dios

Antes de dirigirme a vosotros, hermanos y hermanas, primero diré feliz fiesta a nuestro Padre Celestial: «¡Buen Padre Celestial, en este primer día del nuevo año, Os deseamos una feliz fiesta!» La Fiesta del Padre Eterno fue establecida en 1971 por nuestro Padre Juan Gregorio XVII. No existía antes en la Iglesia.

¿Cómo podemos hablar del Padre Eterno? ¿Qué sabemos del Padre Eterno? ¿Qué podemos decir de Él? Jesús nos da la respuesta explicándonos que vino a la tierra para cumplir las obras de Su Padre, para manifestar a Dios a los hombres. Felipe, uno de Sus Apóstoles, entusiasmado por las palabras de Jesús, Le pidió, «¡Muéstranos el Padre!» Y Jesús respondió: «Felipe, el que Me ve a Mí, ve también a Mi Padre».1 Así, ver y conocer a Jesús es ver y conocer a Su Padre.

San Pablo nos dice: Doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien procede toda la paternidad en el cielo y en la tierra.2 Cuando vemos a los padres con sus hijos, es como si quisieran verse a sí mismos en sus hijos. Su hijo es ellos. Es lo mismo para el Padre Eterno. Dios ha hecho al hombre Su hijo, y Dios quiere, Dios sueña con verse a Sí mismo en Su hijo. Lo vemos, desde el principio, en el Génesis: Dios visita regularmente a nuestros primeros padres, Adán y Eva, y Se comunica con ellos en la intimidad.

¡Nuestra Padre Celestial! Parece que necesita esta intimidad con el hombre; la quiere, la desea, y hace todo lo posible por tenerla. Desafortunadamente, ya conocen la historia… A través de su pecado, nuestros primeros padres rompieron esta intimidad con Dios. Esta manifestación de Dios, estas conversaciones familiares, esta intimidad: ¡todo está roto!

San Pablo nos dice: Doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien procede toda la paternidad en el cielo y en la tierra. Cuando vemos a los padres con sus hijos, es como si quisieran verse a sí mismos en sus hijos. Su hijo es ellos. Es lo mismo para el Padre Eterno. Dios ha hecho al hombre Su hijo, y Dios quiere, Dios sueña con verse a Sí mismo en Su hijo. Lo vemos, desde el principio, en el Génesis: Dios visita regularmente a nuestros primeros padres, Adán y Eva, y Se comunica con ellos en la intimidad.

¡Nuestra Padre Celestial! Parece que necesita esta intimidad con el hombre; la quiere, la desea, y hace todo lo posible por tenerla. Desafortunadamente, ya conocen la historia… A través de su pecado, nuestros primeros padres rompieron esta intimidad con Dios. Esta manifestación de Dios, estas conversaciones familiares, esta intimidad: ¡todo está roto!

Ahora Dios ama al hombre, y quiere manifestarse ante él a toda costa. ¿Qué va a hacer? Después de 4000 años de espera, aquí está el misterio de la Encarnación. Dios «inventa» la Encarnación y la Redención. ¿No es esta la prueba del amor infinito? El hombre ha despreciado a Dios, Lo ha negado. Se alejó de él para seguir sus vanidades y lujurias, y aún así Dios restauró Su vínculo con él. Pero Dios hace aún más. Viendo al hombre alejarse de Él, realiza hazañas, golpes de amor, actos de genio amoroso: después de la Encarnación y la Redención, instituyó la Eucaristía.

Un año eucarístico

Hermanos y hermanas, les invitamos a hacer de este año un año eucarístico. Ese es el lema, ese es el deseo. Que este año esté todo centrado en la Eucaristía. Les pedimos esto a ustedes, mis hermanos y hermanas, y a los cristianos de todo el mundo.

Vosotros sacerdotes, cuando celebran los Santos Misterios, háganlo con fe, con respeto, con atención: atención de la mente, de la inteligencia, del corazón. ¡Que su corazón esté presente, que todo su ser esté presente! Deje atrás cualquier otra distracción, cualquier otra ocupación. ¿Cuáles son las otras ocupaciones cuando uno está a punto de ofrecer la Santa Misa? ¡Nada, nada en absoluto! Tengan cuidado de no celebrar los Santos Misterios de forma distraída. Siempre han estado atentos, pero este año se los pido más particularmente. Que todas sus misas sean divinas. Cuando tienen el pan en sus manos, que sea realmente Jesús quien diga: «Este es Mi Cuerpo, esta es Mi Sangre». Dios viene y Se hace carne y Se inmola en sus manos. Todo sacerdote debe ser una María extendida. Los Santos Misterios deben ser celebrados o atendidos con la misma veneración que María, es decir, con atención y amor, como Ella lo hizo cuando el Hijo de Dios Se encarnó en Ella.

Y vosotros que no son sacerdotes, que vuestras comuniones de este año sean fervientes y atentas. Estén atentos a esta cosa inmensa, inaudita: reciben a Jesús, reciben a Dios mismo. ¿Quién puede concebirlo? ¿De dónde viene que los cristianos nos acerquemos tan fácilmente y – ¡ay! – tan distraídamente, de los Santos Misterios, de la Comunión, de Jesús, del Dios Eucarístico?

También pediría – especialmente a nuestros religiosos – que dediquen tiempo a la adoración del Santísimo Sacramento, de Jesús en la Eucaristía. Esta es una invitación muy urgente. Que se transmita esta petición: ¡tanta adoración como sea posible! Que los cristianos – religiosos – hagan adoración a Jesús en el Santísimo Sacramento. Nos ponemos en presencia de Jesús, Lo adoramos, Lo contemplamos. Lo contemplamos como lo hicieron los Apóstoles: «Felipe, que Me ve a Mí, ve a Mi Padre». Lo vemos, está ahí, en Su cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Dejemos de lado las apariencias en un acto de fe; Jesús nos pide que lo hagamos.

Que este año sea un año de adoración, de Santas Misas, de fervientes comuniones. ¡Qué afortunados somos hoy! Antes era más difícil recibir la Santa Comunión, pero nosotros, y especialmente los religiosos, tenemos la suerte de poder recibir la Santa Comunión todos los días, ¡e incluso varias veces al día!

La Eucaristía, nuestro alimento

La Sagrada Eucaristía es Jesús, es Dios. Lo quería así: «Este es Mi Cuerpo, esta es Mi Sangre». La Eucaristía es el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesús. Es aún más: es el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesús haciéndose nuestro alimento. Los contemporáneos de Jesús Lo vieron, Lo vieron, Lo encontraron, Lo escucharon. Tenemos algo más: Jesús entra en nosotros.

Es una ley de la naturaleza que el ser superior asimila al ser inferior. Ya ven, comemos varias veces al día. En nosotros, la comida no se queda en papas, maíz o tortilla, ni siquiera en pan o postre. Asimilamos esta comida y se convierte en nosotros. Cuando comulgamos, el Ser Superior es la Eucaristía, es Dios mismo. Si el alma se comunica atentamente, con fervor y devoción, nuestro ser se transforma y se convierte en Jesús.

¿No habrán oído esta palabra de la Escritura: «Os digo que sois dioses»?3 Esa es una palabra fuerte, ¿no? ¡Escribimos «dioses» con una pequeña «d»! Cuando realmente tomas una ferviente comunión, Dios entra en ustedes, los transforma, vive en ustedes, se convierten en dios. Y cuando salen de su comunión, es Dios quien circula a través de ustedes. Si permanecen atentos a este Dios que vive en ustedes, y si Lo contemplan y se impregnan de Él, de Su ejemplo, de Su palabra, de Su pensamiento, de Él mismo, entonces Dios circula. Son un tabernáculo viviente y móvil.

Deseo esto para ustedes este año, deseo esto para la Iglesia: que cada uno de nosotros, cada cristiano se convierta en un pequeño dios, un Jesús prolongado, un Jesús que siga activo en esta tierra. Esto se hace con el cuidado que le ponemos.

Cuando Jesús bajó a la tierra y realizó nuestra redención a través de Su encarnación, Su vida y Su muerte en la cruz, la humanidad estaba en cierto modo en uno de sus peores momentos. Hoy, más de dos mil años después, estamos experimentando una vez más uno de los peores momentos de la humanidad. ¿Cómo vamos a salir de este estancamiento, de este callejón sin salida, de esta dificultad aparentemente insuperable? Parece que estamos en una carrera para acelerar hacia lo peor, hacia la pérdida. Es quien hará cosas peores a las que ya hemos visto. Aquellos que observan un poco la situación pueden ver que esto es inaudito. ¿Cómo vamos a superar esto? ¿Es eso posible?

Es el plan de Dios de cambiar el mundo a través de la Eucaristía. Y por eso les invitamos a hacer de este año un año eucarístico. Esta es la Voluntad de Dios. Cuando Jesús instituyó la Eucaristía, lo hizo para todos los tiempos, pero específicamente para los tiempos en que vivimos hoy. ¡Él lo sabía! Sabía la extrema dificultad en la que nos encontraríamos, e instituyó la Sagrada Eucaristía.

La Eucaristía cambiará el mundo, pero primero debe cambiarnos a nosotros. Puede que piensen: «¿Cómo se va a convertir el mundo? ¡Nosotros mismos estamos enfermos!» Recuerden que hace dos mil años, cuando Jesús vivía, Le trajeron gente enferma. Jesús les preguntó: «¿Cree? – ¡Sí, Señor, lo creo!» Otros decían: «Creo, Señor, pero aumenta mi fe». Y Jesús hizo milagros. Él sanó a esas personas. ¡Todavía es así hoy en día! Y esta es exactamente la razón de la Eucaristía: es para los enfermos que estamos. No sólo para curarnos, sino también para hacernos divinos. Sólo una comunión debería divinizarnos, pero como estamos muy enfermos, distraídos, un poco descuidados, necesitamos más. Cuanto más frecuentemos a Jesús Hostia, más atentos, amorosos, con las disposiciones adecuadas, más divinos nos haremos, más nos convertiremos en Jesús.

La Eucaristía, escuela del verdadero amor

El hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios. ¿Dónde reside esta imagen de Dios? ¿En el cuerpo físico del hombre? ¿En su cabeza o en su nariz, en sus oídos o en sus ojos? Es mucho más que eso. ¿Cuál es la esencia de Dios? Dios es amor,4 nos dice San Juan. Dios siendo amor, creó al hombre a Su imagen y semejanza. Lo creó con amor e hizo del hombre un ser de amor. Pero ¡ay de la desgracia! Por su pecado, el hombre ha roto la imagen de Dios en él. Por lo tanto, ha perdido el verdadero significado del amor. Hoy en día, todo el mundo habla de amor. Es quizás la palabra más usada en la tierra. Todo el mundo ama: amamos a nuestros padres, a nuestros hijos; incluso amamos las plantas, el polvillo, todo tipo de cosas. Tenemos amor en nosotros, pero hemos perdido el verdadero significado del amor a través de nuestro pecado. Por eso viene Jesús. Viene a enseñarnos a amar.

Como había amado a los Suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el final,5 nos dice San Juan. Inmediatamente después, Jesús instituyó la Eucaristía. Como Él amaba, quiere que amemos, que aprendamos a amar. La Eucaristía es la Escuela del Amor, mis queridos amigos. Como el pecado lo ha distorsionado todo, vivimos para la tierra, vivimos en el egoísmo, incluso en el odio. Cada uno vive sólo para sí mismo. Buscamos placeres, o lloramos por nuestras heridas. Los humanos lloran, pero sus lágrimas rara vez son lágrimas de amor. La mayoría de las veces son lágrimas de rencor o egoísmo. A veces también es por el dolor en nuestros cuerpos, en nuestras almas. Hombres, no sabemos cómo amar. Desde el pecado, la humanidad ha perdido esta noción, este conocimiento del verdadero amor. ¿Quién nos lo va a enseñar? Jesús, mis hermanos y hermanas, y sólo Jesús. Sólo Él puede mostrarnos el amor, el verdadero amor.

Deseo, hermanos, hermanas y queridos amigos, que este año aprendamos el amor a través de la misa, la comunión y la adoración del Santísimo Sacramento. Dios necesita almas eucarísticas que manifiesten Su amor al mundo. Un alma eucarística es un alma en la que vive Jesús. Vive en ella como vive en el Santísimo Sacramento.

La Eucaristía, Evangelio vivo

Dios amó tanto al mundo que le dio a Su único Hijo,6 Jesús le dijo a Nicodemo. Dios Padre nos dio a Su Hijo para mostrarle al hombre cuál es esta imagen que había producido en nosotros y que vino a restaurar. Jesús viene, Se encarna. Nace en un pequeño pesebre, en la pobreza, en el dolor, en la abyección, en el sufrimiento, en el frío, en la noche, en el silencio. Luego crece. Hasta el Calvario, Su vida es un acto de amor que nos enseña a amar. Jesús muestra esto a lo largo de toda Su vida. Me muestra la imagen que he perdido por mi pecado. Él lo hace mejor: Se entregará a mí, inventa la Eucaristía. El amor se va a entregar a mí, como alimento, para que yo pueda volver a ser este ser de amor.

La Eucaristía es Jesús en el pesebre, es Jesús escondido, Jesús predicando, Jesús haciendo milagros. Es otra vez Jesús rezando a Su Padre, Jesús inmolándose en el Calvario, Jesús sepultado en la tumba. En la Eucaristía Jesús nos muestra todos los misterios de Su vida. Más aún: Él mismo viene a vivirlos en nosotros. ¡Qué gran misterio es la Eucaristía! Todo lo que Jesús, el Verbo Encarnado, vivió en la tierra, toda esta vida de amor viene a suceder en mí. La Eucaristía es el Evangelio viviente, como lo fue cuando Jesús estuvo entre nosotros hace dos mil años. La Eucaristía contiene toda la vida y las enseñanzas de Jesús. Cuando comulgan, entran en este Evangelio, les penetra. ¡Pero para eso deben estar atentos!

San Pablo dice: Quien recibe el Cuerpo y la Sangre de Jesús indignamente, come y bebe su propia condena.7 Debemos acercarnos a la Eucaristía con atención. Iba a decir, «con temor», pero prefiero decir, con atención y amor, pues San Pablo añade:… para no tener en cuenta un misterio tan grande.8 La condena es para aquellos que no tienen en cuenta un misterio tan grande. ¡Debe tenerse en cuenta!

El Evangelio debe ser comunicado al mundo de mañana. Tendremos que hablarle, porque tendrá que vivir de acuerdo a ello. Este deber nos incumbe particularmente a nosotros, Apóstoles del Amor Infinito. Sabemos que Dios nos ha confiado la salvación de la Iglesia y de la humanidad. Debemos llevar la verdad del Evangelio a todo el mundo, para que la verdad del Evangelio sea una vez más conocida, amada y vivida. Esta es nuestra carrera. ¿De dónde sacaremos la llama, la unción, la convicción de predicar el Evangelio? De la Eucaristía. Pero este deber también pertenece a todos los cristianos. Todo cristiano debe identificarse con Jesús. ¿Dónde mejor que en la Eucaristía…

«¡Dios mío, quiero conoceros!»

La Eucaristía también significa: don, don total. Un alma eucarística es un alma dada. Dios amó tanto, que dio a Su Hijo. Un alma que ama es un alma dada; un alma que se da a sí misma es un alma que ama. Cuando Jesús vino a esta tierra, Se entregó, Se sacrificó. Se ofreció a Sí mismo como un sacrificio, como una oblación a Su Padre, por los pecados de los hombres. Él es la Vida para nosotros, pobres pecadores. El pecado nos había dado la muerte, éramos como cadáveres andantes. Jesús Se hizo a Sí mismo una Hostia. Una hostia es una oblación, una ofrenda; es algo que se inmola. A través del santo sacrificio de la Misa y la Eucaristía, se perpetúa el sacrificio de Jesús en la Cruz y Su inmolación.

Este año deseo que cada uno de ustedes, cada religioso y cada cristiano, sea otro Jesús Hostia. El listón está alto, ¿no? Parece imposible, pero por eso Jesús Se hace nuestro alimento. Es Él quien lo hará. ¿Cómo lo hará? Por su frecuentación del Sacramento del Amor: Santa Misa, Santa Comunión y Adoración. Con la atención de todo nuestro ser, demos mucho tiempo a Jesús Hostia. Y cuando nos veamos obligados a volver a nuestro trabajo y ocupaciones, vivamos en espera de nuestra próxima misa, nuestra próxima comunión, nuestra próxima adoración donde podamos contemplar a nuestro Jesús.

No hay necesidad de largas oraciones y fórmulas. ¿Creen que impresionarán a su Jesús? ¡Pues, no! Les conoce a fondo. Sabe lo que necesitan. Como Sus apóstoles, contemplémoslo en silencio. ¿No tiene nada que decirle? ¡Venga! ¿Se siente vacío, hueco, insípido, frío, mal religioso, mal cristiano? Con más razón aún, ¡venga, venga a Él! Jesús nos dice: Venid a Mí todos vosotros, todos vosotros, que sufren, que están agobiados. ¡Ven a Mí!9

Mis hermanos, hermanas, queridos amigos, ¿están agobiados? ¿Tienen el ideal en su corazón, pero sufren y gimen por no ser ese siervo, ese discípulo fiel, ese verdadero cristiano, esa alma toda entregada a Dios? Sufren y se quejan por ello. Razón de más: ¡Vayan! ¡Vayan a Jesús! ¡Vayan a la Eucaristía!

Díganle: «Jesús mío, vengo ante Vos, en Vuestra compañía, porque Os necesito. Fue Vos quien instituyó la Eucaristía, mi Jesús. Sabía que lo necesitaba para conocer el amor. Soy un egocéntrico, un egoísta, ¡sólo pienso en mí mismo! ¡Mi vida es fea, porque sólo pienso en mí mismo! Mi vida es insípida, no tiene gusto, no tiene sabor. ¿Cómo Vos podéis mirarme siquiera? Pero, vengo a Vos, Os necesito. Os miro. ¡Dios mío, quiero conoceros!»

Así es como lo digo, pero lo pueden hacer de otra manera, sin muchas palabras. Siempre que haya esta atención, y que el alma esté como en una aspiración ante Jesús. Quieren que Él venga a ustedes, pero sienten que sus pecados, su indiferencia, su negligencia, su tibieza Lo están alejando. Díganle de nuevo: «¡Jesús mío, qué imprudente soy! Qué audacia venir a Vos, yo, un vil pecador que Os ofende, que Os olvida, que se distrae tan fácilmente, atrapado en todas mis pequeñas ocupaciones. Estáis cayendo en el olvido, Dios mío, debido a mis ocupaciones en la tierra. Dios mío, qué audacia tomar la comunión. Pero, estáis Vos quien me lo pide. Me dijisteis que viniera a Vos, que todos los necesitados vinieran a Vos. Incluso dijisteis que comiera Vuestra carne y bebiera Vuestra sangre. Me pedisteis que comulgara. Si no me lo hubierais pedido, habría sido atrevido por mi parte, pero ya que me lo habéis pedido, creo en Vuestro infinito amor y voy a ir a Vos, ¡porque quiero salir de mi pecado! Quiero salir de mis vicios, de mis pecados, de mis vanidades. Quiero salir de mi egoísmo; quiero olvidarme de mí mismo. Jesús mío, quiero convertirme en Vos. En el fondo, sólo tengo una palabra que deciros: quiero convertirme en Vos».

Se paran por un momento a los pies de Jesús Hostia, y luego regresan. Vuelven a la Santa Misa y a la Comunión y a la adoración, porque lo necesitan. Continúan y perseveran. Rezan y suplican. Entonces, infaliblemente, Dios Se manifiesta. ¡Es infalible! Y Él los transforma.

No hagan esta oración sólo para ustedes, ¡universifiquenla! Haganlo por todos sus hermanos y hermanas en la tierra. No se sigan enfocados en su pequeño personaje. Interceden y rezan: «Dios mío, permíteme ser el delegado de mis hermanos y hermanas. ¡Reina sobre la tierra! ¡Haga algo al respecto! Os estáis todopoderoso, lo creo. Haga un milagro para mí y para mis hermanos y hermanas, un milagro de conversión, de transformación. Cuando tomo la comunión, transfórmame. Ven, Jesús, ven y transfórmanos a nosotros y a todas las almas de buena voluntad». Así es como se reza, así sencillamente.

Mis hermanos y hermanas, con motivo de esta primera misa del Año Nuevo, pidamos que este año sea bajo el sello de la Eucaristía. Que cada una de nuestras almas esté atenta a Jesús Hostia que quiso vivir entre nosotros. No lo olviden: Dios quiere nuestra intimidad. Es su enfermedad. Quiere manifestarse a nosotros. Descubrirán a Jesús, a Su pensamiento, a Su amor a través de la Eucaristía. Les deseo intimidad con Dios. ¡Que nada en la tierra lessepare de Dios! ¡Entramos en Sus planes!

Como última palabra, les digo: Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto.10 Ven a Jesús Hostia, déjense impregnar por Jesús y serán perfectos. Jesús los hará perfectos, como Su Padre, como nuestro Padre es perfecto.

1  S. Juan 14, 8-9

2  Efesios 3, 14-15

3  Salmo 81, 6

4  I S. Juan 4, 8

5  S. Juan 13, 1

6  S. Juan 3, 16

7  I Cor. 11, 29

8  Ibid.

9  Cf. S. Matth. 11, 28.

10  S. Matth. 5, 48

En el mismo tema:

Comulguen, hermanos y hermanas, y digan: «¡Dios mío, dadme la fuerza para rectificar mi vida, para hacerla conforme a Vuestra santa Voluntad!» Aunque sólo repitieras esto, obtendrías grandes gracias de transformación… Las fuentes de la gracia están en la oración y especialmente en la Eucaristía. Es a través de la oración y la recepción de los sacramentos que recibimos la gracia de Dios.

Padre Juan Gregorio de la Trinidad