¡Para la preservación del Depósito de la Fe!

¡Para que venga el Reino de Dios!

MAGNIFICAT

La Orden del Magníficat de la Madre de Dios tiene como fin particular la conservación del Depósito de la Fe mediante la enseñanza religiosa en todas sus formas. Dios la ha establecido como «un baluarte ante la apostasía casi general» que ha invadido la cristiandad y en particular la Iglesia romana.

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Letanias de Nuestra Senora de La Salette

Nuestra Senora de La Salette

Señor, tened piedad de nosotros.

Señor, tened piedad de nosotros.

Jesucristo, tened piedad de nosotros.

Jesucristo, tened piedad de nosotros.

Señor, tened piedad de nosotros.

Señor, tened piedad de nosotros.

Jesucristo, escuchadnos.

Jesucristo, escuchadnos.

Dios Padre, desde el cielo donde Os sentáis, tened piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, tened piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo, santificador de las almas, tened piedad de nosotros.

Santísima Trinidad que sois un solo Dios, tened piedad de nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Reconciliadora de los pecadores – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Sustentadora de los justos – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Sanadora de los enfermos – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Consoladora de los afligidos – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, que Se apareció a los niños pobres en los Alpes para darnos graves advertencias – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, que derramó lágrimas por los pecados de los hombres – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, que nos hizo escuchar las amenazas del Señor para que nos convirtiéramos – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, que con Vuestras súplicas contenéis el brazo del Señor enfadado con nosotros – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, que dijo: “Si Mi pueblo no quiere someterse, Me veo obligada a soltar el brazo de Mi Hijo” – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Vos que continuamente rogasteis a Vuestro divino Hijo que tuviera misericordia de nosotros – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Vos que tenéis tanto dolor por nuestros pecados – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Vos que merecéis toda nuestra gratitud – rogad por nosotros.

Nuestra Señora de La Salette, Vos que después de dar Vuestras advertencias a los niños de la Montaña les dijisteis: “¡Bien! Hijos Míos, lo transmitirán a todo Mi pueblo.” – rogad por nosotros.

Vos que habéis anunciado a los hombres terribles castigos, si no se convierten – rogad por nosotros.

Vos que les anunciáis la misericordia y el perdón, si se vuelven a Dios – rogad por nosotros.

Vos que prometéis abundantes gracias si hacen penitencia – rogad por nosotros.

Vos, cuya milagrosa Aparición ha resonado en todos los continentes – rogad por nosotros.

Vos, cuyos prodigios se extienden a todos los países – rogad por nosotros.

Vos, cuya adoración aumenta cada día – rogad por nosotros.

Vos, cuyos beneficios deleitan a todos Vuestros hijos – rogad por nosotros.

Vos que no sois invocada en vano – rogad por nosotros.

Vos, que habéis hecho brotar agua milagrosa a Vuestros pies – rogad por nosotros.

Vos, que, como Jesús, dais la vista a los ciegos, el movimiento a los paralíticos, la salud a los enfermos – rogad por nosotros.

Vos que consoláis todas las desgracias – rogad por nosotros.

Vos, que habéis aparecido resplandecientes de luz – rogad por nosotros.

Vos, que llevasteis el crucifijo y los instrumentos de la Pasión en Vuestro pecho – rogad por nosotros.

Vos, que nos habéis advertido que debemos santificar el día del Señor, si queremos evitar terribles castigos – rogad por nosotros.

Vos que habéis dicho que el trabajo dominical y la blasfemia excitan la ira de Dios de manera especial – rogad por nosotros.

Vos, que nos reprocháis que no guardemos los ayunos y las abstinencias de la Iglesia – rogad por nosotros.

Vos, que nos predijisteis las plagas de Dios si seguíamos violando Sus mandamientos – rogad por nosotros.

Vos, que recomendasteis la oración de la mañana y de la tarde – rogad por nosotros.

Por Vuestra poderosa protección – libradnos de los males que nos amenazan, ¡oh María!

Pobres pecadores que somos – convertidnos, oh María.

En el cumplimiento de nuestros deberes – ¡Ayudadnos, oh María!

En la piedad sólida – fortalecednos, oh María.

En la práctica continua de todas las virtudes – ¡alientadnos, oh María!

En nuestras alegrías – ¡ested con nosotros, oh María!

En nuestras penas – ¡sostengadnos, oh María!

En todos los acontecimientos de la vida, obtened para nosotros una completa sumisión, ¡oh María!

Cordero de Dios, que quitáis los pecados del mundo – perdonadnos, Señor.

Cordero de Dios, que quitáis los pecados del mundo – escuchadnos, Señor.

Cordero de Dios, que quitáis los pecados del mundo – tened piedad de nosotros, Señor.

V. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros.

R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Oh Dios, que no dejáis de mostrarnos cuán grata es para Vos la devoción a la Santísima Virgen María, por las muchas maravillas que Su intercesión nos obtiene; concedednos la gracia de ser siempre fieles a las enseñanzas que Ella nos da, para que, después de haber observado Vuestros mandamientos en esta vida, tengamos la felicidad de poseeros por toda la eternidad. Amén.

Compartir con los tuyos

Señal de la Cruz

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo y de la Madre de Dios. Amén.

Oración preparatoria

¡Oh Jesús! Vamos a caminar con Vos por el camino del calvario que fue tan doloroso para Vos. Háganos comprender la grandeza de Vuestros sufrimientos, toque nuestros corazones con tierna compasión al ver Vuestros tormentos, para aumentar en nosotros el arrepentimiento de nuestras faltas y el amor que deseamos tener por Vos.
Dígnaos aplicarnos a todos los infinitos méritos de Vuestra Pasión, y en memoria de Vuestras penas, tened misericordia de las almas del Purgatorio, especialmente de las más abandonadas.

Oh Divina María, Vos nos enseñasteis primero a hacer el Vía Crucis, obtenednos la gracia de seguir a Jesús con los sentimientos de Vuestro Corazón mientras Lo acompañabais en el camino del Calvario. Concédenos que podamos llorar con Vos, y que amemos a Vuestro divino Hijo como Vos. Pedimos esto en nombre de Su adorable Corazón. Amén.