Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Letanías en honor del Padre Eterno

Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo

Compuesto a petición de Santa Margarita de Youville

Unámonos a Nuestro Señor Jesucristo, alabanza perfecta de Su Padre, para invocar en Su nombre a Dios Padre Eterno, e implorar sobre nosotros los efectos de Su misericordia y bondad infinita. Unámonos también a los inefables sentimientos que la augusta e inmaculada Virgen María, la más perfecta de Sus criaturas, tuvo en la tierra por este santo Padre.

Padre nuestro, que estás en el cielo,
Escucha la voz de Tus hijos en la tierra.

Padre, que no tiene principio, sino que es el principio de todas las cosas,
Sea nuestro último fin y el principio de todas nuestras obras.

Padre, que no tiene padre, y es Padre desde toda la eternidad,
Muéstrate, Padre nuestro, y danos una parte de Tu herencia.

Padre, que es el único que engendró al Hijo,
Haz que viva en nosotros con todas Sus virtudes.

Padre, que con el Hijo produce el Espíritu Santo,
Ven y establece en nosotros Tu morada.

Padre, fuente de la Divinidad,
Conserva en nosotros Tu imagen divina.

Padre, origen de la santidad,
Danos el deseo de nuestra perfección.

Padre, de la Sabiduría y la Verdad,
Presérvanos de la prudencia del mundo y de toda ilusión.

Padre de la majestad infinita,
Que siempre respetemos Tu presencia divina.

Padre eterno de las luces,
Disipa la oscuridad de nuestra ignorancia.

Padre, creador de los ángeles y de los hombres,
Crea en nosotros corazones nuevos.

Padre, fundador de todas las cosas,
Que Tu reino se establezca en todos los lugares.

Padre, de quien procede toda paternidad,
Multiplica nuestras obras de caridad y hazlas fructíferas.

Padre, de quien fluye todo el poder,
Haz que seamos capaces de emprender todo para Tu gloria.

Padre de todo consuelo,
Sosténganos en nuestras pruebas.

Padre del amor infinito,
Sé el único objeto de nuestro amor.

Padre, que quiere salvar a todos los hombres,
Cumple en nosotros los designios de Tu misericordia.

Padre, que por amor das a Tu Hijo al mundo,
Salva este mundo que tanto has amado.

Padre, que desde Tu seno envías Tu Palabra,
Haz que Él reine plenamente en nuestros corazones.

Padre, que establece a María Madre de Dios,
Glorifica en todos los lugares a esta augusta Madre.

Padre, que confiaste a Tu Hijo a José,
Danos también este santo por nuestro Guardián y Padre.

Padre, que nos predestinó por medio de Jesucristo,
Haznos uno de los elegidos.

Padre, que entregas a Tu Hijo para redimir al esclavo,
Haz que disfrutemos de la libertad de Tus verdaderos hijos.

Padre, que por nosotros no libraste a Tu Hijo,
Haz que nosotros también nos sacrifiquemos por Tu amor.

Padre, que pusiste Tu complacencia en Tu Hijo,
Que este Hijo amoroso Se complazca en nosotros y nosotros en Él.

Padre, a quien el mundo no ha conocido,
Haz que crezcamos cada día en Tu conocimiento y amor.

Padre que el Hijo ha revelado,
Aumenta en nosotros el don de la fe.

Padre que el Hijo moribundo rezó por nosotros,
Haz efectivas para nosotros Sus oraciones y Su sangre.

Padre al que el Hijo moribundo entregó Su alma,
Ten piedad de nosotros en nuestra última hora.

Padre, que resucitaste a Tu Hijo de entre los muertos,
Eleva a la gracia a todos los pobres pecadores.

Padre, que diste a Tu Hijo un asiento a Tu derecha,
Haz que todos reinemos con Él en la gloria.

Padre, que has derramado Tu Espíritu Santo sobre los hijos de adopción,
Haznos fieles a Sus inspiraciones.

Padre, que ocultaste el misterio de la cruz a los sabios del mundo,
Danos la comprensión de este misterio de amor.

Padre, que reveló el misterio de la cruz a los pequeños,
Haznos dignos de los tesoros de la gracia escondidos en este misterio.

Padre, que ves a los que Te rezan en secreto,
Danos el conocimiento y el amor a la oración.

Padre, que amas a los que Te adoran en espíritu y en verdad,
Haz que en todo busquemos agradarte.

Padre de nuestro Señor Jesucristo y dígnate ser nuestro Padre,
Que siempre seamos verdaderos hijos para Ti.

Padre inefable,
Deja que los ángeles celebren Tu infinita grandeza.

Padre, cuya propia naturaleza es perdonar,
Olvida nuestras ofensas y derrama Tu misericordia sobre nosotros.

Dios, nuestro protector, míranos,
Y considera el rostro de Tu Cristo.

Señor, responde a mi oración,
Y deja que mi clamor llegue a Ti.

Señor, Dios todopoderoso, que amaste tanto al mundo como para darle a Tu Hijo unigénito, por favor acepta la acción de gracias que humildemente Te ofrecemos por tan gran beneficio, y en Tu misericordia ayúdanos a hacer con todos nuestros corazones y acciones, lo que este Dios hecho hombre nos ha enseñado con Sus palabras y ejemplos. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Que el Padre Eterno nos bendiga por siempre. Amén.

Compartir con los tuyos