This post is also available in: Français English

Liturgia para los domingos y las fiestas principales

¿Cuál es el mayor mandamiento?
17º domingo después de Pentecostés – Amor a Dios y al prójimo

Reflexión sobre la liturgia del día – de L’Année Liturgique, de Dom Prosper Guéranger

Introït

Eres justo, Señor, y Tu juicio es justo; actúa con Tu siervo según Tu misericordia. Salmo. Bienaventurados los que no tienen defectos en su camino, que caminan en la ley del Señor. Gloria al Padre.

El más odioso obstáculo al amor divino en la tierra son los celos de Satanás, que busca reemplazar en nuestras almas, por una monstruosa usurpación, al gran Dios para El que están hechas. Unámonos a la Iglesia para implorar en la Colecta la ayuda sobrenatural necesaria para evitar el contacto impuro de la horrible serpiente.

Colecta

Te rogamos, Señor, que Tu pueblo evite el contacto con el diablo y Te siga con un corazón puro como único Dios, a través de Jesucristo nuestro Señor.

Epístola

Lectura de la Epístola del Beato Pablo Apóstol, a los Efesios, Cap. IV.

Hermanos míos, os ruego, yo que estoy encadenado al Señor, que viváis de manera digna de la vocación a la que habéis sido llamados, con toda humildad, indulgencia y paciencia, apoyándoos unos a otros en la caridad, cuidando de preservar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz. Sed un solo cuerpo y un solo espíritu, ya que habéis sido llamados a la misma esperanza que es la de vuestra vocación. Sólo hay un Señor, una fe, un bautismo. Hay un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todo, y en todas las cosas, y en todos nosotros: Bendito sea Él por siempre y para siempre.

Reflexión sobre la Epístola

Esta vocación, esta llamada de Dios, las conocemos de hecho; es la llamada del género humano al sagrado banquete nupcial de la unión divina, la vocación de nuestras almas a reinar en el cielo en el trono del Verbo, que Se ha convertido en su Esposo y Cabeza. El Evangelio de hace ocho días se relaciona de nuevo inmediatamente con la Epístola que acaba de leer, y encuentra en ella su brillante comentario; él mismo explica perfectamente el término del Apóstol. «Con toda humildad, dijo el Apóstol, probad que sois dignos de la llamada que habéis escuchado.»

Entonces, ¿cuál es la condición ahora, cuyo cumplimiento debe demostrarnos que somos dignos del supremo honor que nos otorga el Verbo eterno? La humildad, la indulgencia y la paciencia son los medios recomendados para el fin. Pero la meta en sí es la unidad de ese inmenso cuerpo que el Verbo hace Suyo en la celebración del místico banquete nupcial; la condición requerida por el Hombre-Dios de aquellos a quienes llama a convertirse, en participación con la Iglesia, en Su Novia, hueso de Sus huesos, carne de Su carne, es mantener tal armonía entre ellos, que haga de todos un verdadero espíritu y un cuerpo, en el vínculo de la paz.

Ahora conocemos los inestimables dones que Dios-Hombre ha dado a la tierra; gracias a las maravillas del poder y el amor obrado por la Palabra divina y el Espíritu santificador, el alma de los justos es verdaderamente el cielo. Cantemos en el Gradual la alabanza del pueblo cristiano elegido por Dios para Su herencia.

Gradual

Bendita sea la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que el Señor ha elegido para Su herencia. Los cielos han sido establecidos por la palabra del Señor, y toda Su justicia llega al aliento de su boca. Aleluya, aleluya. Oh Señor, escucha mi oración, y deja que mi grito llegue a Ti. Aleluya, aleluya.

Evangelio

La continuación del Santo Evangelio según San Mateo, Cap. XXII

En ese momento los fariseos se acercaron a Jesús, y uno de ellos, un doctor de la ley, Le pidió que lo tentara, diciendo: «Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? Jesús le dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.» Este es el mayor y primer mandamiento. Y el segundo mandamiento es similar: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo». En estos dos mandamientos están contenidos toda la ley y los profetas. Cuando los fariseos se reunieron, Jesús les preguntó: «¿Qué pensáis de Cristo? ¿De quién es hijo?» Le respondieron: «De David.» Les dijo: «¿Cómo Le llama David en el Espíritu Señor, diciendo: El Señor dijo a mi Señor. «Sentaos a Mi derecha, hasta que haga de Vuestros enemigos el escabel de Vuestros pies»… Si entonces David Le llama Señor, ¿cómo es su hijo? Y nadie pudo responderle, y nadie desde ese día se ha atrevido a hacerle más preguntas.

Reflexión sobre el Evangelio

El Hombre-Dios permitió que la tentación se acercara a Su persona sagrada en el desierto y no desdeñó sufrir los ataques que el atroz truco del diablo Le sugirió desde el principio para perder a los hombres; Jesús quiso enseñar a Su propio pueblo cómo repeler los asaltos del espíritu del mal. Hoy en día, nuestro amado Líder, que quiere ser el modelo de Sus miembros en todas sus pruebas, nos parece que está luchando, no ya con la perfidia de Satanás, sino con la hipocresía de Sus peores enemigos, los fariseos. Buscan perderlo sorprendiéndolo en Sus palabras, como lo harán hasta el fin de los tiempos, contra Su Iglesia, los representantes del mundo enemigo que condenó.

Pero así como su divino Esposo, la Iglesia, asistida por Él para continuar Su obra en la tierra en medio de las mismas tentaciones y escollos, encontrará en su simple e inquebrantable fidelidad a la ley y verdad de Dios el secreto de todas las victorias.