Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

El huevo o la gallina.

Un estudiante que volvía de la Universidad presumía de sus conocimientos. Su madre, una sencilla campesina, le dejó decirlo, y luego le hizo la siguiente pregunta: «Ya que has profundizado en todos los misterios, dime entonces, ¿el huevo fue antes que la gallina o la gallina antes que el huevo?» El hijo respondió: «El huevo existió primero, porque los pollitos salen de los huevos». La madre respondió: «Imposible, porque el huevo viene de la gallina, así que la gallina es anterior al huevo. – Tal vez tengas razón, madre» –dijo el estudiante, un poco ofendido–. Pero la madre continuó: «Recuerda que toda gallina también viene de un huevo. El alumno no dijo nada, pero la madre continuó: «Siempre serás un ignorante, mientras no creas en un creador. El universo es un enigma indescifrable para quienes no admiten un Dios. El Credo es la clave de la ciencia y la sabiduría.»

La prioridad de la existencia pertenece al huevo o a la gallina, pero ninguno de ellos podría haberse formado por sí mismo. La dificultad sólo puede resolverse admitiendo un Dios que creó el primer huevo o la primera gallina.

Un capricho del azar.

El célebre pintor francés Achard estuvo una vez en París en compañía de un ateo, que combatía con sofismas la creencia en Dios y atribuía la génesis del mundo al azar. Después de dejarle hablar un rato, Achard, un apasionado admirador de las bellezas de la naturaleza, le dijo: «Señor, habla usted como un tonto. El ateo respondió: «¿Sabes con quién estás hablando? Soy doctor en filosofía y autor de una obra coronada por la Academia». Sin inmutarse, el pintor respondió: «Ah, usted es médico y ha ganado un premio. Sin duda fue sólo un juego de azar».

Un libro no puede ser efecto de la casualidad; presupone un autor. A fortiori, un mecanismo tan ingenioso y complicado como el universo no puede concebirse sin un autor infinitamente inteligente y poderoso.

Otras historias...