Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

Virtud de la limosna.

Dar limosna a un pobre para honrar la pobreza del Patriarca San José es una práctica excelente que atrae abundantes bendiciones.

Un hombre indiferente e incrédulo estaba a punto de morir; estaba a punto de morir con la blasfemia en sus labios y la desesperación en su corazón. Su esposa, un ángel de la piedad, rezaba y lloraba a su lado; un sacerdote, amigo de la familia, también rezaba y lloraba, y Dios parecía no escucharlos. Sin embargo, la muerte se acercaba rápidamente. «Ve rápido», dijo el ministro de la religión a la afligida esposa, «trae a un pobre y dale una limosna en nombre de San José, para la conversión de tu marido. Corrió por las calles con frenesí, se encontró con un anciano cubierto de harapos, le dio una gran limosna y le dijo que rezara por la conversión de un pobre pecador que estaba a punto de morir; y en ese mismo momento el enfermo tomó la mano del sacerdote, la besó con lágrimas y le pidió perdón. La conversión fue sincera y edificante. Pocas horas después, este hombre entraba en la gloria de Dios, salvado por las limosnas dadas en nombre de San José, y por la oración del pobre, y su mujer, llorando, miraba al Cielo donde tenía la confianza de encontrar un día a esta alma querida.

La caridad es recompensada.

Un sacerdote lo contó:

El lunes de esta semana, 27 de septiembre, de camino a la estación de tren de Aviñón, tras un día de campo, me di cuenta de repente de que había perdido la cartera. Presa de un súbito terror, me registré en todos los sentidos y varias veces, para asegurarme de que realmente había desaparecido de mi bolsillo más profundo e íntimo, esta cartera excepcionalmente llena de valores considerables y papeles muy importantes. Tras un momento de reflexión, cuya angustia suprema sólo Dios podría medir, me dirigí a San José y a la Sagrada Familia. Les dije con toda sencillez: «Ayúdenme a encontrar mi cartera.» Me recogí, rezando especialmente a San José para que viniera en mi ayuda. Perturbado, pero no desesperado, permanecí allí inmóvil. La noche había caído. Me era imposible volver esta noche al camino que acababa de tomar… En ese mismo momento, vi a una persona conocida que se acercaba a mí, a través de los numerosos visitantes que bullían en la sala de espera, mi querido sobrino, el joven que me había llevado a la ciudad. Mi corazón se conmovió al comprender que San José me había concedido su deseo y que la Sagrada Familia se había apiadado de mí. Con una sonrisa de ángel, este joven me mostró la cartera perdida que, por fortuna y protección divina, había encontrado bajo sus pies, en el vehículo rural que nos había transportado, y desde el cual podría haber caído fácilmente en la vía pública durante la noche. Me quedé sin palabras para agradecerle; mi mirada y mis profundas emociones le dijeron lo suficiente. Sus ojos se llenaron de lágrimas, y así tío y sobrino dieron gracias a Dios por un favor que mi corazón agradecido nunca perderá.

Por amor y gloria de la Sagrada Familia, y para propagar una práctica piadosa en su honor, os diré, mi reverendísimo Padre, a qué creo que debo atribuir tan pronta y benévola asistencia.

En todos mis viajes, siento la necesidad de dar limosna al primer pobre que encuentro, para obtener una bendición especial de Dios, y siento una profunda satisfacción al hacerlo en nombre de la Sagrada Familia. Si el pobre es un niño, lo doy en nombre del Niño Jesús; si es una mujer, lo doy en nombre de la Santísima Virgen; si es un hombre, especialmente un anciano, lo doy en nombre de San José. Pero el colmo de mi alegría fue cuando, en el transcurso de mi viaje, sobre todo al principio, pude dar limosna por separado en nombre y en honor de las tres personas que componen la Sagrada Familia.

Ahora, el 21 de septiembre, tuve la suerte, nada más llegar a un pueblo cercano, de depositar una modesta limosna en las delgadas manos de tres ancianas, con la intención formal de honrar a la Sagrada Familia, Jesús, María y José. Oh, qué generosamente me lo devolvió la Sagrada Familia, en la tarde de ese mismo día, haciéndome encontrar tan pronta y providencialmente lo que había perdido. No me cabe duda de que es a la Sagrada Familia a la que debo, como premio a una triple limosna hecha en su nombre, el beneficio que me hago el deber de señalar a la piedad y a la gratitud de toda alma devota de San José y de la Sagrada Familia.

B…, sacerdote.

Es una idea excelente unir a nuestras oraciones un acto costoso: el sacrificio de algo querido por nuestro corazón añade un peso irresistible a nuestra súplica.

Otras historias...