Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

Un ejemplo conmovedor de la protección de San José.

En diciembre de 1862, me introduje por motivos de trabajo en el locutorio de la Casa de las Hermanitas de los Pobres establecida en nuestra ciudad. Mientras esperaba a la hermana superiora, contemplaba una estatua de San José con los dedos rotos. Durante la conversación, comenté a la buena Madre, que me dijo que lo esperaba todo de San José, que no era probable que recibiera mucho dinero, ya que las manos de su estatua estaban todas rotas. Es cierto -dijo-, pero San José lo sabe bien, y si quiere que le curen los dedos, elegirá su propio médico y cirujano. Me tomó a pecho ser la persona designada, y le dije a la buena Madre: «Que la estatua sea llevada al hombre que yo designé, y veremos cómo actuará San José». Unas semanas más tarde me dijeron que la estatua había sido reformada. El precio que pedían era un poco más alto de lo que esperaba, pero por el bien de San José pagué con gusto toda la reparación de su estatua.

Entonces la buena Madre me dijo: «Nos gustaría poner nuestro San José en medio del patio de nuestros ancianos, pero lo encontramos tan hermoso que tememos los estragos del tiempo.» Enseguida le propuse que se construyera un refugio muy sencillo.

Poco consciente de lo que podía costar este tipo de pequeñas construcciones para su correcto establecimiento, se lo propuse a la buena Madre, creyendo que, simplemente proporcionándole algunos objetos que tenía a mi disposición, los buenos ancianos podrían haberlas habilitado sin implicarme en gastos que no podría soportar. Ella simplemente respondió: «Pero si quieres encargarte de ello, nuestro contratista lo hará con más solidez de lo que podrían hacerlo nuestros buenos ancianos».

Una vez más, mi buen Padre, estoy atrapado y no quiero retroceder. Esta vez no me apresuré. Pasaba el mes de marzo y apenas pensaba en el refugio prometido a nuestro querido San José. El fervor de una Semana Santa me espoleó, y el Viernes Santo, a las siete, fui a las Hermanitas con la persona a la que quería confiar mi plan. Me dijo que el coste podía ser de hasta 100 francos. Me había dicho: «Con gusto daría 20 francos, ¡pero 100 francos!» Mi pobre monedero no pudo contarlos en ningún momento… Una vez más mi buena voluntad se hizo sentir en mi corazón y, sin medir demasiado la vergüenza a la que me iba a someter por este pequeño gasto, le dije al obrero: «Es para San José, que es también el patrón de su taller. Hazlo todo por lo mejor».

De camino a la iglesia, le dije a San José: «Ya ves, buen Padre, que eres tú quien me impulsa a este gasto; a ti te corresponde proporcionarme los medios para afrontarlo.» Entonces me sentí alegre como después de una buena acción y no me preocupé en absoluto. Hacia el mediodía, fui a ver a una amiga, a la que le conté la aventura de mi mañana, sin la menor intención de pedirle ayuda en mi pequeña empresa. Ella respondió: «Hace unos días pensaba hacer una pequeña ofrenda a San José. Si lo permites, aportaré la mitad del coste.» Se me llenaron los ojos de lágrimas al experimentar tan prontamente la protección y la ayuda de nuestro querido y poderoso padre San José, y le conté a mi amiga, que me conocía, por cierto, la ansiedad con la que me alivió tanto el corazón como la cartera. Compartió mi alegría y me dijo que se habría puesto celosa si San José se hubiera olvidado de ella en esta pequeña circunstancia. Los pequeños trabajos de albañilería, carpintería, techado y pintura ascendieron a 126 francos. Otro amigo también quiso contribuir, de modo que apenas tenía que pagar un tercio de los gastos. No hubiera querido dar menos; estaba feliz de dedicar mis ahorros de un año a San José.

La gratitud es una delicada flor de amor. En Nazaret, el corazón de San José, tan amante y tan amado, se llenó de una gratitud sin límites. Su corazón nunca ha sufrido los estragos del tiempo y San José nunca deja de recompensar el más pequeño testimonio de devoción.

Otras historias...