Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Jesucristo llama a la puerta de nuestro corazón.

La oración de la madre moribunda en la cárcel.

Durante la Revolución, la condesa de Chateaubriand fue encarcelada con su hija, mientras que su hijo, entonces librepensador, se había embarcado hacia América. Aunque en la cárcel y rodeada de los horrores de la Revolución, la desafortunada madre pensaba menos en su propia desgracia y en la de su hija, que en la suerte de su hijo, que había perdido la fe. Cuando la condesa cayó enferma en su calabozo, pidió a Dios por última vez que su hijo volviera a la fe. Luego hizo prometer a su hija que le diría al hermano ausente que la última oración de su madre moribunda era por su conversión. Tras la muerte de la condesa en el cadalso, la señorita de Chateaubriand escribió a su hermano lo que su madre le había recomendado. Poco tiempo después, ella también subió a la guillotina, víctima inocente; pero la carta llegó afortunadamente al joven conde, y esta carta, escrita junto a los restos mortales de una madre querida, causó una impresión indescriptible en M. de Chateaubriand. Nunca olvidó durante el resto de su vida esa voz de ultratumba que le llamaba a volver a la fe cristiana. Se puso de rodillas, comenzó a rezar de nuevo, y sintió que la paz interior y la felicidad volvían a su corazón con la oración. Llegó a ser uno de los grandes apologistas del cristianismo; sus obras dieron la vuelta al mundo y su «Genio del cristianismo» inauguró un renacimiento religioso como no se había visto en un siglo.

La intercesión de los cristianos entre sí es tan poderosa que Santiago ya exhortaba a los cristianos a «rezar unos por otros para salvarse» (Santiago 5,16). Es sobre todo la oración de una madre por su hijo la que Dios ama responder.

La oración de una madre atrapada por un incendio salva a su hijo.

Cuando se produjo un incendio en una casa de Viena, una madre se refugió en el sótano con su hijo de cinco años para salvarse del fuego. Pero el humo entró y asfixió a la madre. Las últimas palabras que pronunció, que el niño pudo entender, fueron un grito de suprema angustia a la Madre de Dios, a cuyo cuidado había confiado a su hijo. En efecto, la Madre divina protegió al pequeño que, tras apagar el fuego, salió sano y salvo de su escondite. En la calle repetía: «¡Mi madre ha muerto! Pero la gente pasaba sin prestar atención. Finalmente pasó un jesuita, se detuvo e interrogó al pequeño huérfano; luego lo tomó bajo su protección y lo hizo estudiar. Tras completar sus estudios en el Gymnasium, el joven –que se llamaba Pöck– ingresó en el Seminario Mayor y se hizo sacerdote. Murió a los 72 años, párroco de Hart-Kirchen en Austria (1785). El señor Pöck contaba a menudo a sus feligreses su milagrosa conservación, los progresos que había hecho en sus estudios, que atribuía a las oraciones de su madre moribunda. Recomendó especialmente a los niños que observaran el cuarto mandamiento de Dios.

Este es un ejemplo sorprendente de cómo podemos ayudarnos mutuamente a través de la oración. La eficacia de la oración de Santa Mónica por su hijo Agustín es demasiado conocida para que sea necesario repetirla aquí.

Otras historias...