Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Señora del Purgatorio

Liberada de las llamas del Purgatorio por el Rosario

En el reino de Aragón vivía una joven llamada Alexandra. Había asistido con frecuencia a la predicación de Santo Domingo, y finalmente se unió a la Cofradía del Rosario. Ardiente y apasionada, con demasiada frecuencia se olvidaba de rezar su rosario como debía. Cuando dos jóvenes se batieron en duelo y se mataron mutuamente en el proceso, sus familias se lanzaron sobre Alexandra y la inmolaron en su furia; luego arrojaron su cadáver a un pozo. Sin embargo, la Reina del Rosario no olvidó los pocos actos de devoción de Alexandra hacia Ella. Ella inspiró a Santo Domingo a ir a resucitarla. Cuando llegó al pozo, el Santo la llamó: «Alexandra, sal. Oh maravilla! la mujer muerta volvió a la vida, y salió llena de vida, a la vista de una enorme multitud presente en este milagro. La resucitada se arrojó a los pies del Santo, y le dijo que en el momento de la expiración había obtenido el don de la contrición, gracias a los méritos de la Cofradía del Rosario; que los demonios querían llevarse su alma al infierno, pero que María había venido a liberarla; que estaba condenada a doscientos años de purgatorio por la muerte de los dos jóvenes, y a otros quinientos años por haber sido ocasión de pecado para muchas personas por su culpa; pero que esperaba que los cofrades del Rosario le acortaran la pena con sus súplicas a María.

Su esperanza no fue engañada. Volvió a morir, y después de quince días se le apareció radiante a Santo Domingo. Le dijo que diera las gracias a los cofrades, que habían sido tan benefactores con ella, y que con sus sufragios habían acelerado su liberación. Añadió que había venido como embajadora de las almas del Purgatorio, para suplicar al Santo que predicara y extendiera la devoción del Rosario, que les proporcionaba un alivio admirable cada día. «Que los cofrades -dijo- apliquen a estas pobres almas las indulgencias y los favores espirituales de los que poseen un tesoro tan abundante. No perderán nada, porque los elegidos, a su vez, intercederán por ellos en el cielo. Los Ángeles se alegran de esta devoción, y su Reina se ha declarado la tierna Madre de todos los que la abrazan.» Así habló esta alma, a punto de entrar en la gloria. El propio Santo Domingo contó esta revelación.

Resolvamos, pues, rezar a menudo el Rosario en favor de las almas del Purgatorio. Estas almas tienen sed: el rosario les abre una fuente de agua viva.

Otras historias...