Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

EUC_MESSE0072b

La Eucaristía, la mayor maravilla de Dios

por el Padre A. Joiron

Humildemente postrado ante los sagrados altares, me uno a los Ángeles del santuario, y adoro con ellos en profunda reverencia a Jesucristo, mi Señor y mi Dios, verdadera y sustancialmente presente bajo las especies sacramentales. Creo firmemente, sin ninguna duda, sin ninguna vacilación, que el sacerdote de Jesucristo ha recibido el poder inefable de cambiar por su palabra fecunda la sustancia del pan y la sustancia del vino en el Cuerpo y la Sangre del Salvador Jesús, ya que Él habita a la derecha de Su Padre en el esplendor del Cielo, aunque permanece oculto.

Este misterio, es cierto, impone el silencio a mis sentidos, asombra y supera a mi razón. Pero las luces de la fe son infinitamente superiores a las de mis sentidos y mi razón. Mi corazón se somete a ella con alegría. Porque la Eucaristía le recuerda todo lo que Dios Se ha dignado hacer por el hombre, todo lo que Cristo ha hecho por su salvación; perpetúa ante mis ojos el ejercicio del amor divino en su forma más elevada, más viva y más tierna.

El mayor regalo de Dios

La Santa Eucaristía es realmente la mayor maravilla que Dios ha hecho; es el tesoro de la Iglesia por excelencia.

A través de ella ofrecemos al Señor un sacrificio de valor infinito, que rinde a Su majestad el tributo de alabanza, acción de gracias, expiación y petición que Le debemos. Une al hombre con Dios, la tierra con el cielo, a través de un Mediador divino. Si se nos quitara la Eucaristía, la oración del hombre ya no podría ser escuchada, porque el grito de su miseria y de sus iniquidades sería más poderoso que su súplica; ya no podríamos esperar en la misericordia, y sólo tendríamos que esperar los terribles efectos de la justicia. Pero la voz del Cordero que Se sacrifica en el altar eucarístico cubre todas las demás voces; llama en todas partes, incluso en el purgatorio, al perdón y a la bendición. ¿Quién puede comprender, oh Dios, cuán elevada es la dignidad y el valor del culto cristiano por la virtud del augusto sacrificio?

Jesucristo, Nuestro Señor, inmolado en el altar, quiere seguir habitando entre nosotros en el sacramento de la Eucaristía. Se hace voluntariamente compañero de nuestro exilio, condenándose a la prisión del tabernáculo. Es allí donde Él Se hace fácilmente accesible a todos nosotros, para recibir nuestro homenaje y acoger nuestras peticiones. Allí sigue instruyéndonos y sirviéndonos de modelo. Se muestra como nuestro amigo, nuestro consejo, nuestro médico, nuestro consolador. En cualquier momento del día o de la noche, podemos acercarnos a Él. Pero aunque estemos ausentes, Su mirada divina nos sigue por todas partes: en medio del aparente descanso al que Se ha sometido, Su Corazón está por nosotros en perpetua y misericordiosa actividad. Es Él quien provee todas nuestras necesidades y anticipa nuestros deseos.

¡Qué inmensa gloria aporta a nuestros templos la presencia de este Rey divino, al que damos hospitalidad! La gran gloria del templo de Salomón, la figura brillante de nuestras iglesias, desaparece y se desvanece ante esta realidad augusta e incomparable. Con qué ansia y reverencia debo venir a este vestíbulo del cielo, para saborear las inefables delicias de la conversación del Salvador Jesús.

Hasta ahora, esto es sólo el comienzo de los favores divinos. Es en unión con nosotros que Jesucristo Nuestro Señor encuentra la consumación de Su amor en el sacramento de la Eucaristía. Sus propósitos se cumplen plenamente sólo cuando Lo hemos recibido en la Santa Comunión. Entonces, Dios Se da verdaderamente a nosotros; Se convierte en nuestro alimento; Lo incorporamos a nosotros mismos; y la unión se hace tan íntima que nos transformamos en Él, y vivimos en Él. En la comunión, Él es nuestra fuerza y nuestro apoyo, derrama en nosotros torrentes de gracia, nos da la prenda de la resurrección, las primicias de la bendita eternidad, un anticipo del Cielo; porque el Cielo es una comunión que dura para siempre.

Acción de Gracias

Oh Padre Eterno, Os doy gracias porque habéis amado tanto al mundo, que le habéis dado a Vuestro Hijo unigénito, no sólo una vez, sino que Lo dais perpetuamente, bajo los velos del sacramento, en todo tiempo y lugar, hasta la consumación de los siglos.

Oh Hijo eterno, Os doy gracias por las humillaciones y aniquilaciones del altar, a las que Os condenáis por mi amor. Admiro cómo habéis instituido la Sagrada Eucaristía para que sea el complemento inefable del misterio de la Encarnación, para uniros y daros a cada uno de nosotros en particular, después de haberos unido y entregado a la humanidad en general.

Oh Espíritu Santo, Os doy las gracias, amor infinito por el que fueron concebidos y dirigidos estos admirables designios de misericordia y ternura. Sois Vos quien vivificáis la palabra del sacerdote y le dais el maravilloso poder de producir la santa Eucaristía; sois Vos quien mantiene en el altar el fuego divino donde la augusta Víctima Se consume en el ardor de la caridad. Sois Vos quien preparáis nuestros corazones para disponerlos a la visita de Jesús; sois Vos quien Le ayudáis en la dispensación de Sus gracias en nuestras almas.

Oh Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Vos que me dais el sacramento de la Eucaristía por acuerdo y consejo unánime, sed alabados y bendecidos por los siglos de los siglos. Permítanme comenzar en esta vida mortal el himno de gratitud que espero continuar en el Cielo en unión con María, con los Ángeles, con los Santos. Quiero adorar y agradeceros con todos ellos.

Oh Eucaristía, de todos los sacramentos el primero en orden de dignidad y excelencia, es de Vos, como de su fuente, que derivan las gracias contenidas en todos ellos. Vos sois el Santísimo Sacramento, el Sacramento del amor, el Sacramento por excelencia. Vos sois el centro donde toda la religión llega a su fin. Vos sois, en la Iglesia, el foco de luz y calor que comunica claridad y vida por doquier. Si el sol material que ilumina este mundo visible se apagara o desapareciera repentinamente, volveríamos a caer en el horror de una noche profunda, y toda criatura perecería de frío. Si la Eucaristía fallara, el mundo de las almas volvería a caer en las tinieblas, y el frío de la muerte congelaría todos los corazones: entonces llegaría el fin de todas las cosas. ¡Quedaos, pues, con nosotros, oh Bien Supremo!

Salve y amor a Vos, «Oh fiesta sagrada, en la que se me da a Jesús: se honra la memoria de Su Pasión; el alma se llena de gracia, y recibo la prenda de la gloria futura». (Himno: O sacrum convivium)