Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Jesús aparece en la corte de Pilatos

«¡Aquí está vuestro Rey!…»

Pilato ofrece a los judíos reconocer y proclamar a Jesús como su Rey. Los judíos hacen su elección. «No tenemos más rey que el César», gritan con furia satánica. El César será su Rey, y Jesús será condenado a muerte…

El Padre Eterno presenta perpetuamente al mundo al divino Redentor, presente y vivo en la Eucaristía, diciendo: «¡Aquí tienes a tu Rey!» – Aquí está tu Rey, para ser adorado, para ser amado, para ser servido.

Al mismo tiempo, el César se presenta para reinar sobre el corazón del cristiano. El César es el mundo con todas sus exigencias, sus máximas, sus alegrías sensuales; Jesús es la Hostia, la humillación, el sufrimiento, la corona de espinas, la cruz. No puedes permanecer indeciso por mucho tiempo. Debes elegir entre Jesús y el mundo. Debéis uniros a la bandera de uno o de otro… Adúlteros, ¿no sabéis que el amor de este mundo es enemistad con Dios? Por lo tanto, quien quiera ser amigo de este mundo es enemigo de Dios. (Sant. 4:4)

¿A quién vas a elegir? ¿Jesús o el César?

Sí, Padre, he elegido, Jesús será mi rey. Quiero que Él reine sobre mí.

Padre, responde a mi oración.

Que Jesús Hostia reine sobre mi mente. Desde ahora quiero pensar sólo en Él, estudiar sólo a Él, sus divinas excelencias, sus infinitas bondades, su santa ley, sus adorables preceptos, sus ejemplos. Quiero establecerlo para siempre como el Rey de mis pensamientos…

Que Jesús Hostia reine en mi corazón. Que mi corazón sea desde ahora todo suyo y sólo suyo. Que Él tenga el primer lugar en mis afectos. Que mi corazón no tenga nunca la desgracia de dividirse entre su amor y el del mundo, entre el servicio de este Rey divino y el de mis pasiones. Y si algunos césares extranjeros todavía me asaltan y asedian mi corazón, que les responda sin vacilar: «¡No tenemos otro Rey que Jesucristo!» – Mi único rey, para el tiempo y la eternidad, es el Señor Jesucristo.

Que Jesús Hostia reine sobre mi voluntad. Quiero someterme a su ley, abrazar su buena voluntad, llevar su yugo con valentía. En Ti, oh Padre celestial, cuento para resistir a los enemigos de su realeza en mí y para defender la ciudadela de mi alma… Dame la fuerza para decir siempre un franco no a la tentación y al pecado, y para permanecer sin miedo ni reproche al servicio de Jesús… Sí, quiero establecerlo para siempre como el Rey de mi libertad…

Que Jesús Hostia reine sobre toda mi vida. Que trabaje, rece, sufra y se alegre por Él. Que mi única alegría en el mundo sea vivir a la sombra de sus tabernáculos o al pie de sus tronos… Que mi felicidad suprema sea instalarlo cada mañana en el trono de mi corazón a través de la Santa Comunión…

Que venga tu reino eucarístico, el reino de tu Sagrado Corazón, oh Jesús, Rey universal de las almas…

Dirige, gobierna por la fe el mundo de las inteligencias, y que todos, grandes y pequeños, doctos e ignorantes, reyes y pueblos, reciban con sumisión Tu doctrina e inclinen sus frentes ante el gran Misterio de la fe…

Dirige y gobierna los corazones de todos los hombres con amor. Que todos comprendan que si has echado un velo sobre Tu resplandeciente rostro, si has ocultado Tu gloria bajo oscuras apariencias, es para alejar el miedo de sus corazones y obtener su amor…

Dirige, gobierna el mundo de las almas. No basta con que hayas triunfado sobre las mentes de los hombres por la fe, y subyugado sus corazones por el amor; las almas deben ofrecerte el homenaje reservado a la divinidad: la adoración. Que todos te reconozcan no sólo como un Rey, incluso como un gran Rey, sino como su Dios, su Creador y su Salvador. Que todos confiesen su nada ante Tu infinita grandeza…

Gobernar, gobernar las naciones y sus gobiernos. Tu reino, oh Jesús, debe ser un reino social. No sólo eres el Dios y el Rey de los individuos y las familias: también eres el Dios y el Rey de los pueblos… Haz, oh Rey divino, que se establezcan guardias de honor en cada uno de Tus templos,… para que tengas el consuelo de tener siempre y en todas partes a Tus pies, muchos súbditos que Te adoren y Te amen…

Sé el Rey de los pueblos, el Rey de las familias, el Rey de los individuos…

Qué bendita debe ser el alma que puede decir a Jesús con toda verdad: «Tú eres mi único Rey, mi único bien, mi único amor…»

(De: La Pasión Meditada al pie de S. Sacramento, por A. Jos. Chauvin, s.s.s.)