Poderoso San José, padre adoptivo de Jesús y esposo de la Santísima Virgen María, yo, N…, le escojo como mi muy especial patrón, y como Dios le ha establecido como Jefe de Su Sagrada Familia en la tierra, me favorezca con su protección con Ella, y obtenga para mí amar a Jesús y María siempre. Ayúdame en el momento de la muerte. Enséñame a venerar a María como una Reina, y a apreciarla como mi madre. Enséñame a imitar a Jesús a través de la paciencia en el dolor y la resignación a la voluntad divina, para que al final de esta vida pueda ir contigo a disfrutar de Su presencia para siempre. Amén

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de Vuestras Santas Llagas y los sufrimientos de Vuestra Santísima Madre.