This post is also available in: Français English

Liturgia para los domingos y las fiestas principales

Todos los Santos en el Cielo
1 de noviembre – Día de Todos los Santos

Reflexión sobre la liturgia del día – de L’Année Liturgique, de Dom Prosper Guéranger

La Iglesia, que no cesa de celebrar las fiestas de sus santos uno por uno a lo largo del año, los reúne a todos hoy en una fiesta común. Más allá de los que puede nombrar, es la multitud innumerable de todos los demás que evoca en una visión grandiosa: «de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie ante el trono y ante el Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos», aclaman a Aquel que los redimió por Su sangre.

La fiesta de Todos los Santos debe levantarnos con una inmensa esperanza. Entre los santos del cielo hemos conocido a unos. Todos ellos han vivido en la tierra una vida similar a la nuestra. Bautizados, marcados con el signo de la fe, fieles a las enseñanzas de Cristo, han ido antes que nosotros a la patria celestial y nos invitan a unirnos a ellos. El Evangelio de las Bienaventuranzas, además de proclamar su felicidad, indica el camino que han tomado; no hay otro camino que nos lleve a donde están.

(Misal y víspera diarias, Dom Gaspar Lefebvre, 1954)

Y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, de todas las tribus, de todas las lenguas; y estaban delante del trono, vestidos con vestiduras blancas, con palmas en las manos; y hubo un fuerte grito de sus rangos: ¡Gloria a nuestro Dios! (Rev. VII, 9-10)

El tiempo ya no existe; es la humanidad salvada la que se descubre a los ojos del profeta de Pathmos. Militante y miserable vida de esta tierra (Job. VII, 1), un día por lo tanto tu angustia tendrá su fin. Nuestra larga carrera perdida fortalecerá los coros de los espíritus puros que la revuelta de Satanás debilitó una vez; uniéndose al reconocimiento de los redimidos del Cordero, los fieles Ángeles gritarán con nosotros: ¡Acción de gracias, honor, poder a nuestro Dios para siempre! (Rev. VII, 11-14)

El fin de la historia

Y éste será el fin, como dice el Apóstol (I Cor. XV, 24): el fin de la muerte y el sufrimiento; el fin de la historia y sus revoluciones ahora explicadas. El antiguo enemigo, arrojado al abismo con sus seguidores, permanecerá sólo para atestiguar su eterna derrota. El Hijo del Hombre, el libertador del mundo, habrá entregado el imperio a Dios su Padre. El término supremo de toda la creación, como de toda la redención, Dios será todo en todo (I. Cor. XV, 24-28).

Mucho antes de que el vidente del Apocalipsis, Isaías ya estaba cantando:

Vi al Señor sentado en un trono alto y sublime; y los flecos de su manto llenaban el templo debajo de él, y los serafines gritaban unos a otros: Santo, Santo, Santo, Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria (Isaías VI, 1-3).

Epístola

Apocalipsis de San Juan 7:2-12

En aquellos días yo Juan vi otro ángel que subía del este, teniendo el sello del Dios vivo. Y clamó a gran voz a los cuatro ángeles a los que se les había dado el poder de dañar la tierra y el mar, diciendo: «No dañéis la tierra, el mar o los árboles, hasta que hayamos sellado las frentes de los siervos de nuestro Dios». Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil de todas las tribus de los hijos de Israel fueron sellados. De la tribu de Judá fueron sellados doce mil, de la tribu de Rubén doce mil, de la tribu de Gad doce mil, de la tribu de Azer doce mil, de la tribu de Neftalí doce mil, de la tribu de Manasés doce mil; de la tribu de Simeón, doce mil; de la tribu de Leví, doce mil; de la tribu de Isacar, doce mil; de la tribu de Zabulón, doce mil; de la tribu de José, doce mil; de la tribu de Benjamín, doce mil fueron sellados. Después de esto vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. Y gritaron con una voz fuerte, diciendo: «La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero». Y todos los ángeles se pusieron de pie alrededor del trono, y los ancianos, y las cuatro bestias, y adoraron a Dios, diciendo: Amén. Bendición, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios por siempre. Amén.

 

Gradual

Temed al Señor, vosotros Sus santos, para quienes teme que nada les falte. – Al que busca al Señor, no le faltará nada bueno. Aleluya, aleluya. – Venid a Mí todos los que estáis cansados y agobiados, y Yo os daré alivio. Aleluya.

Evangelio

Lectura del Santo Evangelio en San Mateo 5, 1-12

En ese momento, viendo la multitud, Jesús subió a una montaña, y cuando Se sentó, Sus discípulos se acercaron a Él. Y abriendo Su boca, les enseñó, diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán satisfechos. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos mismos obtendrán misericordia. Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que sufren persecución por la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando os maldigan, os persigan y digan toda clase de maldades contra vosotros falsamente, por Mi causa. Regocijaos, pues, y alegraos con gozo, porque vuestra recompensa será grande en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Reflexión sobre el Evangelio

Felices somos

¡Bienaventurados los invitados a la boda del Cordero! (Ibid.) Benditos seamos todos, a quienes se les dio el traje nupcial de la santa caridad en el bautismo como un título en el banquete del cielo. Preparémonos, como la Madre Iglesia, para el destino inefable que nos reserva el amor. Esta es la meta a la que se dirigen los trabajos de este mundo: los trabajos, las luchas, los sufrimientos por el bien de Dios, la vestimenta de gracia que hace a los elegidos, son joyas inestimables. ¡Bienaventurados los que lloran! (Matth. 5:5)

Lloraron, aquellos que el salmista nos muestra cavando ante nosotros el surco de su carrera mortal (Salmo 125), y cuya exultación triunfal se desborda sobre nosotros, proyectando en esta hora como un rayo de gloria anticipada sobre el valle de las lágrimas. Sin esperar el día después de la vida, la solemnidad que ha comenzado nos da entrada con bendita esperanza a la morada de la luz donde nuestros padres siguieron a Jesús, el divino precursor (Heb. VI, 19-20). ¡Cuántas pruebas no parecerán ligeras a la vista de la eterna bienaventuranza en la que florecen las espinas de un día! Las lágrimas derramadas sobre las tumbas que se abren a cada paso de esta amarga tierra, ¿cómo no mezclar la felicidad del querido difunto con sus lamentos con la dulzura del cielo? Prestemos oídos a los cantos de liberación de aquellos cuya separación momentánea atrae así nuestras lágrimas; pequeña o grande (Apocalipsis XIX, 5), esta fiesta es suya, como pronto será nuestra. En esta temporada en la que prevalecen las heladas y la noche, la naturaleza, renunciando a sus últimas joyas, parece preparar al mundo para su éxodo a su patria interminable.

Así que también cantemos, entonces, con el salmista:

Me alegré de lo que me dijeron: «Iremos a la casa del Señor»… Nuestros pies están todavía sólo en tus cortes, pero vemos tu crecimiento sin fin, Jerusalén, ciudad de paz, que te construye en armonía y amor. El ascenso de las tribus sagradas hacia ti continúa en alabanza; tus tronos aún desocupados están llenos. Que todo el bien sea para los que te aman, oh Jerusalén; que el poder y la abundancia reinen en tu afortunado recinto. Por el bien de mis amigos y hermanos que ya están en medio de ti, he puesto mi placer en ti; por el bien del Señor nuestro Dios, cuya morada eres tú, he puesto todo mi deseo en ti. (Salmo 121)

«¡Alábame por ser la corona de todos los santos!» nos dice Dios. (Liber specialis gratiae, P.a, c. XXXI)

Y la Virgen Inmaculada ve toda la belleza de los elegidos y su gloria alimentada por la sangre de Cristo, brillando con las virtudes practicadas por Él; y respondiendo al llamado divino, alaba tanto como puede a la más feliz, siempre adorable Trinidad, por lo que se digna ser para los Santos su tiara, su admirable dignidad. ¡Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo! Así todos con una sola voz, cantan el Paraíso.

Oración

Concede para siempre, Señor, a los pueblos que creen en Vos, la alegría de honrar a todos los Santos y la protección de su constante oración. A través de nuestro Señor Jesucristo, Vuestro Hijo.