Este artículo también está disponible en: Français English Italiano

El Vía Crucis en unión con María, nuestra Madre

Oración preparatoria.

Oh Jesús, Salvador de los hombres por la Cruz, Os ofrecemos este piadoso ejercicio del Vía Crucis, para daros gracias por haber sufrido la muerte por nosotros, para pediros el perdón de todas nuestras ofensas y para pediros que apliquéis a las almas del Purgatorio los méritos de Vuestra santa Pasión.

Y Vos, oh María, Madre buena y tierna, permitís que Vuestros hijos Os acompañen en este camino doloroso que habéis rociado con Vuestras lágrimas, para que, fortalecidos por Vuestros ejemplos y por Vuestras lecciones, podamos recoger algunos frutos para nuestra santificación.

 
Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

1. Jesús es condenado a muerte.

¿Y por quién es condenado a muerte Jesús? Por aquellos a los que no había hecho más que el bien, por aquellos a los que acababa de rescatar de la muerte eterna. ¿Y cuál fue Su crimen? Había amado demasiado a los hombres… Las madres suelen estar inconsolables cuando oyen a los médicos declarar que todos los recursos del arte son impotentes para salvar a un pobre niño enfermo de una muerte muy segura; pero Vos, oh María, que conocíais todas las perfecciones, toda la ternura del Corazón de Jesús, ¿cuán inefable debió ser el dolor que habéis sentido al oír pronunciar esta sentencia de muerte?

¡Jesús está condenado a muerte! Ah, no dirijamos nuestra ira contra Pilato, sino contra nosotros mismos. Cuando pecamos, ¿no somos culpables de una ingratitud y una maldad imperdonables? Y, sin embargo, oh María, lejos de clamar la venganza del cielo sobre nosotros, seguís suplicando a Vuestro Divino Hijo que nos perdone. Oh, no permitais que volvamos a caer en el pecado, que es el asesino de nuestro buen Salvador.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

2. Jesús recibe Su Cruz.

Nos correspondía a nosotros, que somos los verdaderos culpables, asumir el peso de la Cruz, que se ha hecho tan pesada a causa de los pecados de todo el género humano. Y tenemos miedo de la Cruz; no nos atrevemos a tocarla; no queremos imponernos ningún sacrificio o privación. Oh María, mi buena Madre, Vos lloráis por nuestra ceguera e indiferencia hacia nuestra salvación, viendo la repugnancia que sentimos a la vista de la Cruz… Y sin embargo, ¿no es en la Cruz donde Dios ha puesto la salvación del mundo? ¿No es la Cruz nuestra única esperanza, como canta la Santa Iglesia? ¿No es el consuelo del alma afligida y penitente?

Que nunca olvidemos, oh Virgen Inmaculada, las palabras de Vuestro divino Hijo, que nos advierte que quien no lleva la Cruz es indigno de Él, y no puede ser Su discípulo; y que si alguien quiere venir en pos de Él, debe llevar su Cruz cada día y seguirle. Oh María, presentada por Vos, la Cruz nos será querida, y seremos felices de llevarla.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

3. Jesús cae por primera vez.

¡Oh Jesús, mi Salvador, Vos, el apoyo de los débiles, la fuerza de los mártires, habéis sucumbido bajo el peso de la Cruz! Oh María, que fuisteis iniciada en todos los secretos del Corazón de Jesús, dadnos la comprensión de este misterio.

Escuchemos a nuestra Madre:

Ah, hijos Míos, si fueran más dóciles a la gracia, si tuvieran un mayor horror al pecado, si tuvieran más amor y gratitud por su buen Salvador, aligerarían el peso de la Cruz, que Él tomó por amor a ustedes. Pero demasiado a menudo añadís cada día nuevos pecados a vuestros pecados pasados; no los lloráis, y esto es lo que apena el Corazón de Mi Hijo, esto es lo que hace que Su Cruz sea tan pesada que se vea abrumado y sucumba…

– Oh buena Madre, que habéis sostenido a Vuestro querido Hijo en el camino del Calvario, sostenednos también a nosotros contra nuestras debilidades, nuestra indiferencia y nuestra tibieza. Oh Madre compasiva, tened piedad de nuestras más profundas miserias y ayudadnos.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

4. Jesús Se encuentra con Su Santísima Madre.

Oh María, ¡qué doloroso encuentro para Vuestro corazón de madre! Jesús, el más bello de todos los hijos de los hombres, Jesús, el esplendor del Padre, y la figura de Su sustancia, Aquel a quien los Ángeles adoran con temblor, Jesús, el Hijo amado del Padre celestial, que ha puesto todos Sus placeres en Él, aquí está, desfigurado e irreconocible, pero no irreconocible para Vuestro corazón maternal, oh María. Mientras Vos llorabais sobre los sufrimientos de Vuestro divino Hijo, mientras Os asociabais a Sus dolores, pensabais en Vuestros queridos hijos, implorando misericordia para ellos.

Oh Jesús, oh María, ¡qué confusión para nosotros haberos causado tantas lágrimas y sufrimientos! Pero también ¡qué gratitud no Os debemos! Oh divino Consolador de los afligidos, qué felices somos al pensar que en el tiempo de las pruebas y de los dolores de la vida presente, Vos compadecéis de nuestras miserias y de nuestras penas. Vos también vendréis al encuentro de Vuestros hijos; los alentaréis como habéis alentado a Vuestro querido Hijo en el doloroso camino del Calvario. Concedednos esta esperanza, y recibid el homenaje de nuestros corazones enteramente consagrados a Vos.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

5. Simón el Cireneo ayuda a Jesús a llevar Su Cruz.

Cuántas veces, en ciertos momentos de fervor, nos hemos dicho: ¡Oh, si me hubiera sido dado, como a este hombre, ser llamado al gran honor de llevar la Cruz con Jesús! Y sin embargo, depende de nosotros disfrutar de este favor; la oportunidad se presenta cada día…

«Hijos Míos», nos dice la Virgen María, «ustedes anhelan el honor de ayudar a Mi divino Hijo a llevar Su Cruz; pues bien, hagan todo lo que Él les diga. Abran el Evangelio; ¿qué les dice? Den comida y ropa a los pobres, visiten a los enfermos, consuelen a los afligidos… En verdad os digo que todo el bien que hacéis al más pequeño de vuestros hermanos, lo consideraré como hecho a Mí mismo, y así haréis más ligera Mi Cruz. El reino de los cielos sufre violencia; corrige este defecto, destruye este mal hábito, refrena tu lengua, redobla tu vigilancia, combate tus malas pasiones… Y tú Me ayudarás, como el Cireneo, a llevar el peso de Mi Cruz…»

Gracias, oh buena Madre, por la luz que habéis hecho brillar a los ojos de nuestra alma. Oh, concedednos acompañaros en el Camino del Calvario, para que nunca nos separemos de Vuestro querido Hijo, ya que sólo Él tiene palabras de vida eterna.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

6. Verónica limpia el rostro de Jesús.

Oh María, las santas mujeres de Jerusalén, al veros prodigar con tanto valor a Vuestro divino Hijo toda la ternura de Vuestro corazón maternal, se sienten animadas a seguir Vuestros pasos. Veo a una de ellas, que desafía todo respeto humano para ayudar a su divino Maestro; supera todos los obstáculos, atraviesa las filas de los soldados y los verdugos, se acerca a Jesús, limpia Su rostro todo cubierto de sudor, polvo y sangre. El Salvador, para recompensar su valor y devoción, obra un milagro en su favor, dejando los rasgos de Su adorable rostro impresos en el paño que ella utilizó para limpiarle la cara… ¡Oh, qué bien la conducta de esta heroica mujer condena nuestra cobardía, nuestra pusilanimidad!

Oh, mi divino Jesús, qué culpables seríamos si, al ver Vuestro divino rostro cubierto de lágrimas de sangre, con las que llorasteis nuestros pecados, nos sonrojáramos por perteneceros y por defender los intereses de Vuestra gloria… Oh María, que tengamos siempre presentes estas palabras de Vuestro divino Hijo: «Sólo reconoceré ante Mi Padre a los que no se avergüencen de Mí ante los hombres.»

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

7. Jesús cae por segunda vez.

Cuenta Santa Gertrudis que cuando el Salvador cayó por segunda vez, surgió un gran clamor entre el pueblo, y que los verdugos profirieron blasfemias, gritos burlones y sacrílegos. Oh María, ¿quién puede describir el profundo dolor que Os causó el clamor del pueblo en el delirio, persiguiendo con odio ciego al Santo de los Santos, que Se sacrificaba por la salvación del mundo? Pero ¡qué grande es la amargura de Vuestra alma santísima al ver nuestras recaídas en el pecado! Jesús cayó bajo el peso de la Cruz, y resucitó… Cae por segunda vez, y regresa a levantarse…

Y nosotros, confesémoslo humildemente, caemos y volvemos a caer; y Vos no veis en nosotros ninguna enmienda, ningún deseo serio de ser mejores, y esto es lo que apena a Vuestro Corazón Inmaculado; y tenéis razón, oh buena Madre, en reprocharnos ser la causa de la blasfemia del nombre de Dios en el mundo; ¡los hombres perversos están tan dispuestos a responsabilizar a la religión de nuestros desórdenes y nuestras imperfecciones! Oh María, apoyad nuestros pasos vacilantes, y no permitáis que dejemos este mundo sin haber satisfecho, con una penitencia sincera, la justicia de nuestro Dios.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

8.

Jesús consuela a las hijas de Jerusalén.

¡Qué estación tan deliciosa y consoladora! Jesús consuela a las hijas de Jerusalén que Le siguen… Está abrumado por los insultos y los malos tratos; ha sucumbido ya dos veces al peso de la Cruz; Se levanta, no para derribar a Sus crueles atormentadores con una sola mirada, como lo hizo en el Huerto de Getsemaní, sino para dirigir palabras de consuelo a un grupo de santas mujeres que Lo siguieron al Calvario por afecto y devoción. Se lamentan del terrible estado al que Lo han reducido Sus enemigos, y Él, buen Pastor, sólo piensa en las terribles desgracias que caerán sobre su patria…

Oh María, oh Virgen de los Dolores, Vos estuvisteis en medio de estas santas mujeres, guiándolas y animándolas; oísteis estas palabras de consuelo y simpatía, estas saludables advertencias, que este divino Maestro les dirigió, y queréis que las meditemos. Vuestro divino Hijo no quiere que lloremos por Sus sufrimientos, sino por nuestros pecados que los causan. Concededles a todos Vuestros hijos la gracia de llorar por sus pecados, y así merecer participar, a pesar de nuestra indignidad, en los consuelos que el buen Jesús prodiga a las almas fieles y arrepentidas que Lo siguen.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

9. Jesús cae por tercera vez.

Oh María, nuestra amable Señora, Vos que habéis comprendido tan perfectamente el misterio de la Pasión de Vuestro querido Hijo, decidnos por qué cayó al suelo tres veces en el camino del Calvario.

– Ah, hijos Míos, la causa son sus infidelidades. Vuelves a caer en tus faltas con tanta facilidad que Mi Hijo está abrumado de tristeza; sucumbe bajo el peso de un abuso tan grande de Sus gracias. Sin embargo, ¡ves!… Siempre Se levanta de nuevo. Pero tú, ¿has caído sólo tres veces? Si tan sólo te levantaras con valor y prontitud… Pero, ¡oh hijos ingratos y rebeldes, tardáis tanto en volver a Dios sinceramente, en entrar en el estrecho camino del Evangelio, en aferraros a vuestro dulce Salvador sin retorno!

– Oh, Madre buena y tierna, tomadnos de la mano y levantadnos; volved nuestros corazones hacia Aquel que es el único que puede hacerlos felices. No queremos afligir más el adorable y misericordioso Corazón de Vuestro divino Hijo.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

10. Jesús es despojado de Sus vestidos.

¡Oh, cuánto debió costar a este buen Maestro aparecer desnudo ante una innumerable multitud de espectadores! Qué dolores tuvo que soportar cuando los verdugos Le arrancaron violentamente la túnica, que estaba pegada a Su sagrada carne, reabriendo así las innumerables y profundas heridas que la tortura de la flagelación Le había causado… ¿Qué pensabas entonces, oh mi divino Salvador? Decidnos, oh Virgen Santa, Vos que Lo acompañasteis a su muerte…

– Oh, hijos Míos, con esta completa abnegación, Él quiso darles una doble lección. Quiso desprender vuestros corazones de los falsos bienes de la tierra, de los que un día os despojará la muerte; quiso también, con esta completa desnudez, expiar toda vuestra sensualidad, vuestro amor a los placeres prohibidos de la carne, vuestra frivolidad e inmodestia. Entrad bien, hijos Míos, en las disposiciones del purísimo Corazón de Mi divino Hijo, y pedidle la gracia de luchar eficazmente contra los pensamientos, deseos y afectos pecaminosos.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

11. Jesús es clavado en la Cruz.

¡Oh, María, oh, Madre mía, y Vos estuvisteis presente en ese espectáculo sangriento! Y Vos habéis oído los golpes de martillo que clavaban los clavos en las manos y en los pies de Vuestro querido Hijo. Y no habéis muerto de dolor, porque el Señor ha querido que seáis nuestro modelo en las aflicciones y pruebas de la vida.

Oh, mi dulce Salvador, a nosotros nos correspondía extender las manos y los pies a los verdugos para que los clavaran en la Cruz, ya que sólo nosotros éramos los verdaderos culpables. Oh mi buena Madre, ayudadnos a concebir un agudo horror al pecado, el asesino de nuestro buen Jesús, el asesino de nuestras almas. Clavad nuestras manos y pies en la Cruz, para que nunca nos separemos de Jesús, que es la vida de nuestras almas. Sobre todo, fijad en ella nuestros pobres corazones, para que desde ahora, unidos a la Cruz por los lazos del amor y de la gratitud, seamos Suyos para el tiempo y para la eternidad.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

12. Jesus muere en la Cruz por nuestra salvación.

Oh María, a quien vemos de pie al pie de la Cruz, recibiendo con tan gran calma el último aliento de Vuestro divino Hijo, mientras en la naturaleza todo es confusión y estupor, decidnos qué nos enseña esta duodécima estación, cuya venerada imagen encontramos en todas partes.

– Ah, queridos hijos, contemplad a vuestro Salvador, atado a la Cruz. Es por vosotros que Sus brazos están extendidos; es por vosotros que Su costado fue abierto, sí, por vosotros y por todos los pecadores de la tierra. Venid a menudo al pie de esta Cruz, desde la que Jesús, en el momento de expirar, pidió perdón y misericordia por todos los pecados del mundo. Que Su Sangre caiga sobre vosotros, para lavaros y limpiaros de todos vuestros pecados. Mi Hijo oró por vosotros; oh, no lo olvidéis.

– Oh, buena María, ¡qué felices somos al escucharlo! Pedid a Vuestro querido Hijo que nos reciba en Sus brazos, que nos abra Su Corazón y lo cierre sobre nosotros, que nos separe del mundo y de todos sus vanos placeres, y que en adelante nuestra vida esté escondida en Dios con Jesucristo.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

13. Jesús es bajado de la Cruz y entregado a Su Madre.

Oh María, mi buena Madre, ¡cómo se habrá atravesado Vuestra alma santísima con una espada, con un dolor inmenso, cuando recibisteis en Vuestros brazos el cuerpo sin vida de Vuestro tierno Jesús! Comprendo la razón por la que la santa Iglesia Os ha dado el nombre de Nuestra Señora de los Infinitos Dolores. Quiere que Os representemos bajo los rasgos de una madre afligida, con el corazón atravesado por siete espadas. Oh María, Vos exponéis a este buen Jesús a nuestra mirada, y nos parece que Os oímos hablar este lenguaje a nosotros:

– Oh, hijos Míos, miren el cuerpo de su Salvador, su Dios, ese cuerpo pálido, ensangrentado y herido. Miren, tanta humillación, sufrimiento y amor. ¡Y todo esto para salvar sus almas! ¿No harán ningún sacrificio por su Salvador? ¿Me habría resignado a la inmolación de Mi querido Hijo sin que esta inmolación les beneficiara?

– Oh, no, Santísima Madre de Dios, no queremos causaros más esta tristeza… Deploramos sinceramente nuestra cobardía culpable. Prometemos enmendarnos y reparar con un redoble de amor y una seria penitencia nuestros innumerables pecados que han causado la muerte de Vuestro dulce Jesús.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Antés de la Estación

Antés de la Estación

Oraciones antés de la Estación

Os adoramos Señor y Os bendecimos

Porque con Vuestra Santa Cruz habéis redimido al mundo.

(Se anuncia la Estación: "Primera Estación...etc)

14. Jesús es puesto en la tumba.

Oh, mi divino Salvador, no es para siempre que estés colocado en la tumba. Pronto, oh divina María, Lo verais de nuevo: Consolándoos, enjugando Vuestras lágrimas y felicitándoos por Vuestro valor. No es así con nosotros. Demasiado a menudo, por nuestra infidelidad, nos cavamos una tumba inmunda, donde dejamos que nuestra alma se adormezca con un sueño mortal, durante meses enteros, durante años quizás… Sin embargo, sería tan fácil para nosotros salir de la tumba de nuestros pecados, resucitar a la gracia, tomar una vida nueva, la vida de los hijos de Dios, los hijos de María. La tumba de Jesús, emblema de nuestros santos Tabernáculos, contiene una fuente inagotable de gracias que nos impulsan a volver a Dios… Y no vamos a saciar nuestra sed en esta fuente de agua viva, que fluye hacia la vida eterna. Si nos perdemos, será nuestra culpa. Oh, buena Madre, no lo permitad; más bien, haced un milagro en favor de Vuestros hijos. Cuanto menos lo merezcamos, más honor tendrás, más derecho tendrás a nuestra eterna gratitud.

Después de la Estación

Después de la Estación

Oraciones después de la Estación

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

V. ¡Ten piedad de nosotros, Señor!
R. ¡Ten piedad de nosotros!

V. Que las almas de los fieles difuntos
R. Por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Oración:

Perdonadnos, oh mi divino Jesús, las faltas de las que hayamos podido ser culpables en este piadoso ejercicio del Vía Crucis; fortalecednos en los buenos propósitos que nos sugiere la meditación de Vuestros sufrimientos; haced que recojamos de ellos algunos frutos preciosos para nuestra santificación, y acordaos, en Vuestra infinita misericordia, de las almas de nuestros parientes, amigos y bienhechores difuntos. Amén.

Por el Sumo Pontífice

Por el Sumo Pontífice

Oraciones por el Sumo Pontífice

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea el Tu Nombre; venga a nos el Tu reino; hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdonadnos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación,
mas líbranos del mal.
Amén

Dios Te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es Tu Hijo Jesús.

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo y a la Madre de Dios.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

 

Comparte estas oraciones con sus seres queridos.