Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

Los diferentes cruces.

Un pobre viajero, abrumado por la miseria y el descontento con su suerte, se acercaba al anochecer a una ciudad en la que tenía dificultades para encontrar alojamiento para la noche. Habiéndose dormido, tuvo un sueño en el que se veía en una inmensa sala llena de cruces de las más variadas formas, y al mismo tiempo oyó una voz que le decía: «Elige la que te convenga». El viajero levantó varias cruces, las pesó y las volvió a pesar, sin encontrar una que le conviniera. A veces le parecían demasiado largos, a veces demasiado pesados, otros tenían esquinas afiladas. Finalmente vio unas cruces que brillaban como el oro, pero su peso era también el del oro. Después de muchas pruebas y errores, encontró una cruz que le parecía proporcionada y que le convenía más que las otras. Así que fijó su elección en ella. Al examinarla más de cerca, descubrió que era la misma cruz que había llevado hasta ese momento. En ese momento se despertó y reconoció que Dios había querido consolarle con ese sueño, y desde entonces nunca se quejó de sus sufrimientos.

Convenzámonos de la verdad de estas palabras de San Pablo: «Dios no permitirá que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas».

Otras historias...