Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

Santa Margarita da testimonio de la divinidad de Jesucristo.

Santa Margarita (m. 284) fue interrogada por el juez pagano sobre la fe que profesaba. Ella respondió que era cristiana. Entonces el juez le dijo: «¡Es absurdo adorar a un hombre y especialmente a un hombre que murió ignominiosamente en una cruz!» Pero Margarita respondió con orgullo: «¿Por qué hablas sólo de la muerte de Cristo y no de Su resurrección? Su pasión y muerte demuestran que era hombre, pero Su resurrección es la prueba de Su divinidad».

Pedro el Grande a Sardam.

Se dice que Pedro el Grande, emperador de Rusia, habiendo concebido el plan de crear una flota nacional, emprendió varios grandes viajes tanto a Inglaterra como a Francia y Holanda para enseñarse a sí mismo el arte de construir barcos. Para iniciarse en todos los secretos, se convirtió en un simple obrero y trabajó durante algún tiempo en los astilleros de Sardam.

¿El «carpintero de Sardam» dejó por un momento de ser emperador de Rusia? En absoluto. Así que Jesucristo no dejó de ser Dios ni por un momento, aunque Se hubiera hecho hombre y fuera conocido sólo como «el hijo del carpintero».

Otras historias...