Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

El Rey Codrus.

Codrus, rey de Atenas, puede compararse en algunos aspectos con Jesucristo. Durante su reinado, los dorios invadieron el Ática, y el oráculo de Apolo prometió la victoria a los atenienses si el rey Codrus era asesinado por los enemigos. Para no ser perdonado por el enemigo, que conocía el oráculo, el rey se vistió de esclavo y se lanzó a la refriega, donde fue asesinado. Cuando los dorios reconocieron el cadáver huyeron.

Lo mismo ocurre con Jesucristo. Los profetas habían predicho que la muerte del «rey de la gloria» salvaría a la humanidad. Así que asumió la naturaleza humana y vino al mundo. El mundo no Lo reconoció y Lo condenó a muerte. Después de Su muerte se reveló Su divinidad, y el príncipe de las tinieblas, reconociendo su derrota y su error, tuvo que huir avergonzado.

La muerte de Arrio.

Apenas el emperador Constantino puso fin a las persecuciones en el Imperio Romano (313), el diablo levantó una peligrosa herejía. Esta era la doctrina de Arrio, un sacerdote de Alejandría, que enseñaba que Jesucristo era sólo una criatura de Dios. Pronto Arrio tuvo muchos seguidores, incluso entre el clero. Para extinguir esta herejía, se convocó un concilio en Nicea en el año 325. En el concilio participaron 318 obispos y el emperador Constantino asistió en persona. La divinidad de Jesucristo fue probada por pasajes de la Sagrada Escritura y el Concilio decretó que el Hijo es consustancial al Padre. Arrio, que no quiso retractarse de su error, fue exiliado por el emperador Constantino. Más tarde los arrianos lograron ganarse al emperador para que permitiera el regreso del heresiarca: pero allí le esperaba a Arrio el castigo de Dios. Cuando lo llevaban en triunfo a la catedral de Constantinopla, de repente se puso pálido y se alejó un rato. Cuando no regresó, varios de sus partidarios fueron a ver qué hacía. Lo encontraron muerto, nadando en su sangre, con las entrañas fuera del cuerpo. Todos reconocieron el brazo vengador de Dios, excepto algunos arrianos que afirmaron que había sucumbido a un hechizo.

Repitamos a menudo las hermosas palabras: «Señor Jesús, creo firmemente que eres verdaderamente el Hijo de Dios».

Otras historias...