Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

Ester ante Asuero.

Asuero, rey de Persia (485-465 a.C.), ordenó una vez, a instancias de su ministro Aman, que todos los judíos que vivían en sus estados fueran masacrados en un solo día. Cuando la reina Ester, una joven judía, fue informada del complot, ella y sus asistentes rezaron y ayunaron durante tres días. Finalmente, tras suplicar la ayuda divina, se presentó ante el rey, aun sabiendo que cualquiera que se atreviera a presentarse ante él sin ser llamado era castigado con la muerte. Se arrojó a los pies de Asuero, pidiendo misericordia para ella y su pueblo. El rey la recibió amablemente y le dijo: «No morirás. Esta ley hecha para todos, no está hecha para ti.» Finalmente Ester obtuvo a fuerza de oraciones la revocación del edicto y así salvó a su pueblo.

Esther es una imagen de la Santísima Virgen. Por la desobediencia de Adán todos los hombres están condenados a la muerte y nacen con el pecado original. Sólo María, la Reina del Cielo, es una excepción; por la gracia de Dios, la Santísima Virgen está exenta del pecado original. De ahí la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre. Y como la muerte y sus consecuencias son consecuencia del pecado, era justo que María resucitara, como Su divino Hijo, antes de que Su cuerpo se viera afectado por la corrupción del sepulcro. Por eso Su Asunción se celebra el 15 de agosto.

Otras historias...