Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Sagrada Familia - Jesús María José

El emperador ario y el príncipe heredero.

Se sabe que el arrianismo estaba muy extendido en la antigüedad cristiana. El propio emperador Teodosio favoreció a los arrianos. El obispo Anfiloquio acudió un día a él para hacerle comprender que se deshonraba al Padre negando los honores divinos al Hijo. Pidió ser recibido por el emperador en presencia del príncipe heredero. Al entrar, hizo una profunda reverencia al emperador y sólo le dedicó un simple saludo al príncipe; el emperador se enfadó y le ordenó que rindiera a su hijo los honores que le correspondían. Esto es lo que el obispo quería decir. «Gran Emperador», dijo, «tú pides que tu hijo sea honrado; Dios Padre también quiere que Su Hijo reciba los honores divinos que Le corresponden, quiere que sea honrado como Él mismo». Luego rindió al príncipe los honores prescritos. Esta observación impresionó a Teodosio, que profesó la fe católica hasta su muerte (383).

300 personas hablan sin lengua.

Hunerico, rey de los vándalos (477-484) era un fanático arriano y perseguía a todos los que creían en la divinidad de Jesucristo. En Typasa, en Mauritania, ordenó que se le arrancaran las lenguas a 300 católicos que habían confesado la divinidad del Salvador. Pero, ¡oh maravilla! Los 300 conservaron el uso de la palabra y cantaron himnos en honor a Jesucristo. Disfrutaron de este privilegio hasta su muerte, con la excepción de dos, que posteriormente cayeron en el vicio. La autenticidad de estos hechos está garantizada por varios testimonios contemporáneos: 1. El obispo africano Víctor de Útica, que describió estas persecuciones, relata que varios confesores, a los que Hunerico había hecho arrancar la lengua, vivían en la corte del emperador Zenón en Constantinopla, y que todos pudieron comprobar que hablaban sin lengua. Se dice que uno de ellos es el diácono Restitutus, venerado por la emperatriz Adrienne. 2. Otro contemporáneo, el escritor pagano Eneas de Gaza, dice que él mismo vio a estos desgraciados y los oyó hablar. «Me contaron su historia. Les hice abrir la boca y vi que les habían arrancado la lengua. No podía entender cómo hablaban estos hombres». 3. El emperador Justiniano (527-565) dice que en su juventud conversó con ancianos sin lengua, y que hizo insertar una observación especial para ellos en su código. (Cod. lib. I. tit. xxvii.) 4. El historiador Procopio, que vivió bajo el reinado de Justiniano, relata igualmente que en su tiempo aún vivían varios confesores que hablaban sin lenguas. 5. San Gregorio Magno, Papa, también relata este milagro.

El tirano quería, arrancando la lengua de estos mártires, impedir que confesaran la divinidad de Jesucristo. Este milagro demuestra que Nuestro Señor es Dios y Arrio un hereje.

Otras historias...