Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

La madre consolada por San José.

Durante la peste de 1638, un niño de la ciudad de Lyon, llamado Martin, fue atacado por esta cruel enfermedad. Su desolada madre ya lo lloraba como si estuviera muerto, cuando le sugirieron que encomendara a este niño, que sólo tenía cuatro años, a San José. «Oh, sí, dijo, lo recomendaré a San José, porque fue en su fiesta cuando vino al mundo.» Inmediatamente comenzó a invocarlo. Sin embargo, cuando su padre acudió a ver al niño enfermo dos horas más tarde, lo encontró en un estado tan triste que pensó que estaba perdido sin ningún medio de apoyo. Informó a su mujer. Reconoció que, efectivamente, se acercaba a su última hora. Sin embargo, no se desanimó y, postrada a los pies del lecho, siguió invocando al Santo. Ella seguía rezando, cuando de repente el niño moribundo pidió comer, y luego levantarse: estaba completamente curado. La madre, llena de alegría y gratitud, ofreció al altar de San José una pequeña imagen que mostraba la enfermedad y la curación de su hijo. Este milagro aumentó singularmente la confianza y la devoción del público, y se convirtió así en el principio de una multitud de gracias no menos maravillosas, que el Santo gustaba de difundir por la ciudad. (Padre de Barry.)

Avignon y Lyon se libran de la peste.

En los primeros años del siglo XVII, la peste hacía estragos en la ciudad de Aviñón; el clero y la magistratura se dirigieron a San José y juraron celebrar solemnemente su fiesta cada año si les libraba de esta cruel epidemia. A partir de ese momento, ya no hubo más víctimas y la peste desapareció por completo, pero fue a causar sus estragos en Lyon. La invasión fue terrible y por un momento se pensó que la ciudad quedaría completamente despoblada.

Iluminados por el ejemplo de los habitantes de Aviñón, los habitantes de esta ciudad se dirigieron a San José, y pronto sus oraciones fueron atendidas y la peste cesó. De esta época data la devoción de los lioneses por este glorioso patriarca. El padre de Barry, contemporáneo, relata en su libro un buen número de milagros obtenidos por este gran santo, en esta circunstancia. «Este año pasado, dice, cuando el contagio causaba los mayores estragos en Lyon, sé que varios de los habitantes llevaban anillos con el nombre de San José grabado en ellos, para ser preservados de la peste, y Dios, bendiciendo su fe y confianza en este amable nombre, no permitió que ninguno de ellos fuera afligido por ella.»

San José fue creado por Dios para ser el padre de su divino Hijo y para ser el guardián de la Santísima Virgen María. ¿Quién mejor que él puede ayudarnos en las innumerables dificultades de nuestros desafortunados tiempos?

Otras historias...