Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

San José, más poderoso que los hombres.

Para librarse de sus acreedores, un comerciante cuyos negocios eran desastrosos vendió fraudulentamente todos sus bienes a su esposa; pero al librarse de los hombres, estos dos desgraciados cayeron en los encajes de Satanás. Su párroco ya no los admitiría a los sacramentos, y lo único que les quedaba por compartir era la condena eterna. Un amigo que estaba muy preocupado por la salvación de estas dos personas y que tenía cierta influencia sobre ellas, les instó a que hicieran la restitución y sólo recibió promesas ilusorias. Entonces me dirigió a uno de sus vecinos, un hombre honesto y religioso, para que interviniera con esta gente. Este último responde con estas frías palabras: «¡Oh, cuando se da el paso!»

Nuestro hombre se dirige finalmente a San José; le ruega ardientemente que se interese por la suerte de estos dos desgraciados, que llame por ellos a la puerta del corazón de Jesús y de María… Pues bien, por su propia voluntad, sin más exhortaciones de quienes habían tratado de devolverles la honradez, el mercader y su familia fueron a ver a su amigo, declarando que, después de todo, tenían que morir y que querían reparar sus injusticias. El caso es que, al cabo de un tiempo, se convocó a todos los acreedores y se llegó a un acuerdo amistoso.

¡Qué bueno es San José!

He aquí una historia que proviene de una fuente fiable, y que recuerda la conversión milagrosa del Sr. Alfonso María Ratisbonne en Roma, donde recitó el Memorare sin darle ninguna importancia.

La bondad de San José es tan grande que a veces se complace en conceder favores a quienes le rezan mecánicamente y sin ninguna intención formal de obtener una gracia.

Hace muchos años, un joven de la ciudad de Turín, que no tenía ningún principio religioso, habiendo comprado un céntimo de tabaco, se puso a leer el papel en el que estaba encerrado; era una oración a San José para obtener la gracia de una buena muerte. Esta oración, que apenas entendía, le interesó profundamente y le llegó al corazón. No dejaba de repetirlo. Sus compañeros, picados por la curiosidad, quisieron quitarle la hoja para ver lo que contenía, pero él la escondió y empezó a entretenerse con ellos de nuevo. Sin embargo, tenía muchas ganas de volver a leer esta oración, pues había experimentado una dulzura inefable en la primera lectura; así que, en cuanto se quedó solo, se apresuró a volver a ella y, como la repetía a menudo, acabó por sabérsela de memoria y repetirla sin hacer caso.

San José no fue insensible a este homenaje involuntario: tocó el corazón de este pobre joven, que fue a presentarse a un buen sacerdote que le instruyó y le devolvió a Dios, en cuyo servicio perseveró hasta la muerte.

A San José se le llama, con razón, el abogado de las causas desesperadas. Tiene todo el poder del Corazón de Jesús, que no le niega nada.

Otras historias...