Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

Edificante muerte del Conde Joseph de Stolberg.

Es sobre todo en la hora suprema de la muerte cuando San José asiste de manera especial a sus fieles servidores y a los que han tenido la suerte de ponerse más especialmente bajo su augusto patrocinio recibiendo el santo bautismo. Tenemos una nueva prueba de ello en las edificantes circunstancias que acompañaron a la muerte del famoso y piadoso conde Joseph Stolberg; no queremos privar a nuestros lectores de estos edificantes rasgos.

El viernes 1 de abril de 1859, el conde Joseph de Stolberg llegó a Tournai, se alojó en el hotel Petite-Nef y fue a hacer su primera visita a Madame la Baronesa de Cazier, su tía. Era un día en que el Santísimo Sacramento estaba expuesto en la iglesia de los jesuitas, contigua al hotel de la baronesa. Fue a buscar a Matilde, su cuñada, y, tras adorar a su Dios y salir de la iglesia, le dijo: «Había que empezar dirigiendo unas palabras a nuestro mejor Amigo, ¿no? Ahora disfrutemos el uno del otro».

El domingo 3, había vuelto a buscar a la señorita Matilda y, al no encontrarla, vio en el piso una obra del beato Leonardo de Port-Maurice. Cuando regresó, le dijo: «He aquí un autor que debería estar en todos los hogares cristianos. Una buena lectura siempre es buena. – ¿Qué estabas leyendo? – Un pasaje sobre la conformidad con la voluntad de Dios. Cuanto más hablamos de ello, más nos gusta». Por la tarde se mostró perfectamente amable y muy alegre, y habló largo y tendido de su mujer, de sus hijos, de su felicidad. «Puedo decirlo y debo decirlo, dijo, Dios siempre ha sido demasiado bueno conmigo. Me ha dado una esposa que me hace muy feliz; con ella podría, me parece, soportar las mayores penas sin ser infeliz.» La conversación giró en torno a la muerte: «En cuanto a mí, me parece que no tendría ninguna inquietud si tuviera que morir ahora; creo que estaría perfectamente tranquilo y contento; ¿y tú, Matilde? – Oh, para mí -dijo esta alma piadosa-, me parece que no me arrepentiría de nada más que de mis pecados. – ¡Pero Dios es tan bueno! – Incluso desearía morir -dijo la dama-, pero si tuviera una esposa y pronto diez hijos, creo que no sería así.» Mirándola seriamente, este hombre de fe reanudó: «No, no. ¡Qué voy a temer! ¿Podría estar mínimamente preocupado por Caroline y nuestros hijos? ¿No es el buen señor tan buen esposo y mejor padre que yo? Si muriera, ¿no me llamaría Él? Bueno, Él Se ocuparía de los que me ha dejado. Pero si pienso así, es quizás porque me siento perfectamente bien. Fuerte como soy, pienso en la muerte sólo como algo lejano. Sin embargo, uno siempre piensa en ello».

Esa noche no vino a cenar. Su cuñada fue a buscarlo al hotel, y al verlo un poco indispuesto, sólo obedeció a la caridad compasiva de su corazón y pasó la noche allí. La paciencia del paciente no fue negada ni una sola vez. Para seguir las órdenes del médico, a menudo nos veíamos obligados a darle algún remedio; el paciente respondía cada vez con una palabra llena de dulzura o con una de esas miradas que uno nunca olvida. ¡Rezaba continuamente en voz alta y le gustaba repetir esta piadosa aspiración: «Mein Gott: und mein Herr, erbarme dich meiner! ¡Gelobi sey dein Wille! Señor y Dios mío, tened piedad de mí. Que tu voluntad sea alabada». Su cuñada se acercó a su lecho y, dándole a besar un crucifijo que llevaba consigo, le sugirió esta otra jaculatoria, tan consoladora: «¡Salvador mío y Dios mío, tened piedad de mí! miradme! miradme!» Miró a su pariente con una sonrisa inexpresiva: «Sí, sí… Tienes razón, Matilda…. Mi Salvador… nuestro Salvador y nuestro Dios, ¡tenga piedad de nosotros!» A partir de ese momento siempre repitió la oración de esta manera. De vez en cuando le daba a besar a Cristo y le colmaba de testimonios de amistad. «Querido José, estás sufriendo mucho, ¿verdad? – ¿Pero no podemos sufrir un poco por Él?» Esta fue su respuesta. La resignación a la voluntad divina, que tanto había recomendado durante su vida, la mostró en su lecho de muerte.

El lunes por la noche, la visión del crucifijo, con las palabras: «¡Te quiere tanto!», le hizo decir: «Sí, y yo también le quiero mucho». Le queremos mucho. – ¡Gracias a Dios! – Sí…. Lo sabe… Y Él lo ve bien».

Sin embargo, la enfermedad avanzaba rápidamente. Los médicos creyeron conveniente que se lo administraran. El Padre Rector del Colegio de Nuestra Señora inspiraba gran confianza al Conde de Stolberg. La paciente había vuelto a hablar de ella por la mañana y el sábado anterior con gran afecto. Eran cerca de las nueve de la noche cuando llegó el Padre. Habló de una novena que estaba a punto de iniciarse por el enfermo, lo que le impulsó a confesarse. El sacerdote se arrodilló y esperó hasta que el Conde estuvo listo. Dijo: «Mi querido José, estás muy cansado, ¿verdad? dijo su hermana; ¿quieres que examine tu conciencia contigo y que nos preparemos juntos para la confesión?» Miró con expresión agradecida a quien le consolaba: «Gracias, mi buena hermana, no es necesario, no tengo casi nada que decir y el buen Dios lo sabe bien, estoy muy tranquilo. Estoy completamente en paz.» Tenía la costumbre de confesarse todas las semanas, y comulgaba mucho más a menudo, como había hecho la víspera y el día anterior. Se confesó.

Cuando le trajeron el santo Viático, dijo que no estaba gravemente enfermo, y preguntó a su pariente qué pensaba. «Creo que estás en peligro, respondió ella, y el médico también». El conde le dio las gracias; luego, como si hubiera tenido un escrúpulo, le dijo al Padre rector: «Padre, no estoy suficientemente enfermo. – Conde, el médico lo ha ordenado». Entonces, el enfermo alzó la voz más de lo habitual: «¡Qué bien!» Y, arrodillado en su cama, comulgó.

A eso de las tres y media de la mañana del martes 5, tuvo que ser preparado más pronto para el paso eterno, con las palabras: «¡Hagamos el sacrificio de la vida!» Una señal indicaba que lo había entendido. Más tarde: «Mi querido José, el Padre tendrá la bondad de darte la absolución general y la indulgencia de la muerte. Haremos un acto de contrición y aceptación». Quiso responder: «Sí, Mat….» Pero no pudo terminar el nombre. Un poco más tarde, cuando se le sugirió esta invocación: «¡Alabado sea Jesucristo!», no respondió. Se repitió más lentamente: «Sí… Amén». Esta fue su última palabra en la tierra. Murió poco después, hacia las cuatro y media, sin el menor signo de agonía.

Los restos mortales fueron llevados del hotel a la casa del RR. PP. Redentoristas, y el viernes siguiente fue enterrado en Rumillies, en el panteón familiar, junto a su madre y su hermana.

Monseñor de Kettler, obispo de Maguncia, escribió, poco después del fallecimiento, estas palabras: «Recemos por José, y pronto podremos rezarle e invocarle. El obispo Osnabruck envió una carta a todo su clero anunciando el fallecimiento y recomendando que ofrecieran el santo sacrificio de la misa por el difunto. El Padre Provincial de los Jesuitas en Prusia también envió una carta a todos los sacerdotes. «El luto general de la Alemania católica fue compartido en Bélgica por los numerosos amigos del piadoso conde y de la noble familia a la que estaba aliado.»

San José murió en los brazos de Jesús y María. Nunca deja de asistir a sus piadosos siervos en la hora de la muerte, la hora decisiva que fija nuestra eternidad.

Otras historias...