Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

Admirable protección de San José.

La señorita Marie M. tuvo la desgracia de nacer de padres poco cristianos que, después de haberle dado sólo malos ejemplos, confiaron su educación a maestras impías de moral sospechosa. Sin embargo, en medio de su extravío, consecuencia fatal de las perniciosas lecciones recibidas, esta joven había conservado cierta atracción natural por la virtud y por la lectura de buenos libros. Estas gracias particulares eran como rayas de luz que aparecían de repente, pero pronto se desvanecían, dejándola en la misma oscuridad.

Confesó que el diablo tenía tal dominio sobre ella que sentía de manera sensible la influencia fatal que ejercía sobre su persona.

Con el deseo de poner fin a sus crueles pruebas, se hizo monja a los 21 años. No pudo encontrar el descanso que anhelaba; como en el mundo su alma estaba turbada y en la oscuridad. Se sentía atraída por Dios, pero una barrera infranqueable le impedía llegar a Él. Y algo indefinible la mantenía cautiva bajo las cadenas del diablo. Pensó que pondría fin a sus sufrimientos haciendo confesiones generales: después de hacer cuatro, seguía en el mismo estado. Durante tres años enteros sufrió dolores inauditos: su superiora, movida a compasión, le aconsejó que recurriera a San José. Corrió a arrojarse a sus pies, y apenas lo invocó con todo el ardor y la confianza de que es capaz un corazón, se sintió inmediatamente aliviada. Se creyó por fin liberada de sus sufrimientos; pero apenas salió de la capilla, comenzaron de nuevo sus problemas; el aguijón seguía en la herida, el obstáculo no había sido eliminado, pero sabía de dónde podía venir su ayuda y liberación. Llena de confianza, redobló el fervor en sus oraciones, y confesó que en medio de sus mayores pruebas, siempre encontraba alivio en el altar de San José. «Sentí, dijo, que el corazón de San José era un corazón de padre, y que me tendía la mano».

Fue entonces cuando pensó más seriamente en una duda que nunca había podido despejar. No tenía ninguna prueba de haber sido bautizada. Varias personas a las que había consultado siempre le habían dicho, sin examinarse, que no debía molestarse, que sus temores eran infundados.

Decidió entonces contárselo a su superiora, que le contestó: «¿Cree usted, mi querida hermana, que desde hace algún tiempo he tenido el mismo pensamiento, pero no me atrevía a contárselo?» Se hicieron muchas búsquedas, pero en vano, no se encontró ningún registro que contuviera las actas de bautismo de la época de su nacimiento.

La parroquia fue entonces administrada por un intruso constitucional que se desentendió totalmente de sus funciones. Tras muchas investigaciones, se encontró a una mujer que estaba peligrosamente enferma en ese momento y que había cuidado a la madre de María el día de su nacimiento. Les aseguró que había sido bautizada y que ella misma le había dado el agua. Esta información causó gran alegría al virtuoso sacerdote que había sido comisionado para hacer averiguaciones; pero, presionado por una súbita inspiración, interrogó a la mujer sobre cómo había administrado el bautismo; y por sus respuestas descubrió que no sólo ignoraba los principales misterios de la religión, sino que sólo había arrojado agua sobre la cabeza del niño sin pronunciar palabra alguna. Los superiores eclesiásticos, consultados, respondieron que la pobre monja debía ser bautizada. Fue el obispo de Bayona, Mons. d’Arbou, quien le confirió el bautismo el 23 de marzo de 1838, durante la octava de la fiesta de San José. Al nombre de María, su buena Madre, que ya llevaba, añadió el de José, su buen padre, su segundo salvador, y se llamó Sor María-José. Cuando fue bautizada, las escamas, por así decirlo, cayeron de los ojos de su alma, y sintió una paz en su corazón que aún no había probado.

Hay que hacerse una idea de su amor y gratitud hacia el poderoso protector del que había obtenido tan preciados favores. No se cansaba de hablar de su caridad y del mérito de San José: «Quisiera -decía- tener cien voces, quisiera ser todas las voces, para dar a conocer las bondades y los beneficios del glorioso San José.» Desde el feliz día de su bautismo, esta buena monja llevó una nueva vida e hizo cada día, bajo la guía de su amado patrón, nuevos y rápidos progresos en el camino de la perfección, evitando las más mínimas faltas, y aceptando generosamente los más dolorosos sacrificios a la naturaleza, con el fin de parecerse y complacer a su amado patrón.

(N.B. La persona que informó de este hecho lo recibió de la propia persona a la que le ocurrió).

Sólo el nombre de José hace temblar a los demonios del infierno. La protección de este gran santo es una garantía segura contra los asaltos de Satanás.

Otras historias...