Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

San José

San José justificado.

El siguiente ejemplo está tomado de una carta escrita desde una ciudad del sur de Francia por un venerable religioso lleno de celo por el culto a San José.

Durante la novena de preparación a la fiesta del buen San José, todos los días hubo una piadosa exhortación en su altar de nuestra iglesia, ante su reliquia expuesta, seguida de oraciones. La gente estaba ansiosa por asistir a estos ejercicios; la asistencia era más numerosa que en el pasado: la devoción era ciertamente grande y confiada.

Entre el público había una viuda, madre de familia, muy preocupada por uno de sus hijos, de veinticuatro años, sin carrera y entregado a la ociosidad. Desde el principio de la novena, se sintió totalmente segura de pedir a San José que encontrara un puesto para su hijo. Para conseguirlo, prometió hacer la novena con todo el fervor posible, especialmente para sacudir su tibieza en el servicio de Dios, confesarse y prepararse para comulgar el día de la fiesta.

Tres días después de la fiesta del Santo, viene a verme, desolada, casi desesperada:

«¡Padre, vaya a predicar que San José no rechaza nada ni para lo espiritual ni para lo temporal! Todo el tiempo que quiera. Repetiré a quien quiera escuchar que eso no es cierto. He rezado a vuestro San José, ¡y Dios sabe con qué confianza y con qué sacrificios! ¡No me consiguió nada!

– ¡Y qué sabes tú de eso!

– La cosa es obvia. Durante la novena pedí una plaza para mi hijo: esta plaza se ofreció justo el día de la fiesta; ¡se le negó a mi hijo! Y no diga que me faltó disposición interior: nunca tuve tanto fervor, deseo y confianza. ¡Ya está hecho! Ya no rezaré a vuestro San José. Y ya me he vengado de él: he renunciado a todo desde su fiesta, he cedido a todas las tentaciones…

– ¡Desgraciada! ¡Eres una desagradecida! Se le ha concedido su deseo; es cierto que su hijo ha sido colocado… pero ya no lo merece. ¿Qué? Porque este lugar no se encontró el día de la fiesta, ¿se deduce que no se encontrará después? ¡Eres una desgraciada! Apresúrate a pedir perdón a San José, a rogarle que no te guarde rencor, y luego confía en él y espera…»

No sé quién puso en mí la seguridad de que esta pobre viuda había sido efectivamente escuchada y que su hijo sería pronto colocado. La señora comprendió, se humilló y esperó con confianza.

Cuatro o cinco días más tarde, vino a verme toda alegre, diciendo: «¡Padre, mi hijo ha sido colocado en el mismo lugar que yo deseaba, y donde había sido rechazado! Nosotros no hicimos nada por eso, ellos vinieron a buscarlo: ¡San José lo hizo todo! Ayúdame a darle las gracias. Ah, cómo repararé su honor, y diré al pueblo que actué como Satanás, que me equivoqué, que fui escuchado…»

Desde entonces, esta mujer ha seguido siendo piadosa y ferviente; antes sólo era una buena cristiana. Me permitió contar esta historia.

Algunas almas creen que dan más fuerza a sus oraciones acompañándolas de ultimátums y amenazas. Esto no es en absoluto recomendable. Los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos; sus caminos no son nuestros caminos. Su infinita sabiduría sabe cómo responder a nuestra súplica y Dios siempre nos da lo mejor para nuestra alma. Esperemos su sabiduría y su tiempo.

Otras historias...