Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Jesucristo llama a la puerta de nuestro corazón.

La religión de nuestros antepasados.

El Conde de Stolberg, famoso escritor, se convirtió al catolicismo en 1800. Uno de sus amigos protestantes le dijo: «No me gustan los que dejan la religión de sus padres. – Yo tampoco», respondió Stolberg con gran acierto, «pues si mis antepasados no hubieran desertado de la fe de sus padres, no me habría visto obligado a volver a la Iglesia católica.»

Una mujer protestante le dijo una vez a una señora convertida: «Quiero morir en la fe de mis padres. – Y yo», respondió el otro, «quiero morir en la religión de mis antepasados».

Un embajador francés en Inglaterra cayó gravemente enfermo. Un amigo que vino a verle señaló que iba a ser enterrado entre protestantes. Pero el embajador contestó: «Harán mi tumba un poco más profunda, y yaceré entre mis hermanos católicos». (Hasta 1535 Inglaterra era católica).

La misma historia se cuenta del cardenal Commendone, que viajaba en 1560 a Alemania como legado del Papa para hacer las convocatorias del Concilio de Trento. En Berlín, fue invitado a la mesa del Elector, y uno de los invitados se tomó la libertad de burlarse de él observando que sería muy desagradable para él si muriera en la madre patria de la herejía. Imperturbable, el cardenal contestó: «Usted cavará más profundo y yo me acostaré en suelo católico.

Hay muchas almas muy buenas en las distintas Iglesias. Estas personas nacidas en el error no son culpables de él y forman parte del alma de la Iglesia. Dios, que ve la sinceridad de los corazones, da a cada uno según sus obras.

Otras historias...