Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Notre Dame du Laus

La corona espiritual del rosario

Un joven novicio de la Orden de San Francisco estaba a punto de tomar el hábito religioso. Cuando estaba en el mundo, siempre había tenido la piadosa costumbre de tejer cada día una corona de flores, que luego colocaba en la frente de una estatua de la Santísima Virgen. Al no poder continuar esta práctica devocional en su convento, estuvo a punto de decidir dejar el hábito religioso. Pero mientras pensaba en esto, María Se le apareció y le ordenó que sustituyera la corona de flores por la corona espiritual del Rosario.

El Rosario es como el breviario de todos los siervos de la Santísima Virgen. Es el único libro de los ciegos y los pobres. Es el libro de la madre cristiana que acuna a su hijo mientras saluda a la Madre divina que está en el cielo. Es el libro más conveniente para los peregrinos; es el libro del anciano cuyo ojo está insensiblemente cerrado a las cosas de este mundo; es el libro de los enfermos, mejor que cualquier otro calma y adormece sus sufrimientos.

El Rosario es para las almas puras el libro de la noche que las defiende de los sueños engañosos y de las asechanzas del demonio. Todos los Santos, los hombres más encomiables por su saber y sus virtudes, han sido fieles a esta piadosa práctica, tan querida por María.

(Padre Huguet)

Otras historias...