Busqueda
Generic filters

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Notre Dame du Laus

La devoción de San Alfonso de Ligorio por el Rosario

Al final de sus años, el amor de San Alfonso por la Santísima Virgen se hizo más ardiente que nunca; hubiera querido encender todos los corazones con el amor a María; a menudo gritaba: «Oh, hombre, ¿qué haces? ¿Cómo se pueden amar criaturas de barro, engañosas y mentirosas, que te traicionan y te hacen perder el alma, el cuerpo, el cielo y a Dios? ¿Y por qué no amas a María, que es muy amorosa, muy bondadosa y muy fiel, y que, después de enriquecerte con consuelos y gracias durante esta vida, te obtendría de Su divino Hijo la gloria eterna del paraíso?»

Oh, para Alfonso, siempre La amó tiernamente, a esta buena Madre; de pequeño Le había dicho ingenuamente: «Mi tierna María, no quiero que se diga que nadie Te honra y Te ama más que yo», y este deseo de su corazón fue plenamente satisfecho. Incluso en su sueño hacía las aspiraciones más conmovedoras: «¡Qué hermosa eres, oh María! ¡Qué hermosa eres, oh María! ¡Qué hermoso eres, Jesús mío!» Tendríamos mucho que decir sobre su devoción favorita, el Rosario, que rezó todos los días de su larga vida. De la mañana a la noche se le veía con el rosario en la mano.

En una misión dirigida a los galeotes de Nápoles, hubo algunos que se obstinaron en no confesarse. San Alfonso de Ligorio les instó a que, al menos, se inscribieran en la Cofradía del Rosario y comenzaran a rezarlo; así lo hicieron, y nada más rezarlo pidieron confesarse, y efectivamente se confesaron, pues llevaban varios años sin acudir a los sacramentos. Estos ejemplos recientes sirven para reavivar nuestra confianza en María, ya que sigue siendo lo que siempre ha sido para quienes recurren a Ella.

Habiendo llegado a una edad avanzada, un día que lo llevaban a la mesa, creyendo que no había terminado su Rosario, se resistió diciendo: «Un Ave María vale más que todas las cenas del mundo». Otro día que no recordaba haberlo recitado, el Hermano le dijo que sí. «Pero tú, respondió el Santo, no crees que de esta devoción dependa mi salvación». Se preocupaba de recomendar la devoción a María a todos los que iban a visitarle: «Sed devotos de la Santísima Virgen; el que es devoto de la Virgen se salvará». Recomendó a todos visitar Sus imágenes, rezar el Rosario, ayunar en Su honor los sábados y las vísperas de Sus fiestas, rezar tres Ave por la mañana y por la noche en memoria de Su concepción inmaculada y de Su virginidad perpetua, añadiendo a cada Ave: «Por Tu concepción pura e inmaculada, ¡oh María! purifica mi cuerpo y santifica mi alma».

Él estaba dando Su imagen a todos. «Aquí, dijo, está la imagen de tu Madre celestial; dale tu amor y tu confianza. Amad bien a la buena Virgen –repetía a menudo–, porque María es la madre de la perseverancia, y quien ama a Jesús y a María se santifica.»

(Padre Huguet)

Otras historias...