Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

La Sagrada Familia en oración

El amor al desprecio en San Juan de Dios

Un día, cuando había ido al antiguo palacio de la Inquisición a recoger limosnas, San Juan de Dios pasaba por un patio cerca de la pila de una fuente, cuando un joven sirviente, fingiendo no importarle, le empujó tan fuerte que le hizo caer al agua. Porque este tipo de gente, al ver al Santo, siempre lo tomaba por loco. Salió de la piscina y se recuperó lo mejor que pudo, sin quejarse, sin mostrar el menor signo de emoción, pero con un aspecto alegre y agradecido incluso para el chico. Continuó su ronda como si no le hubiera pasado nada, lo que sorprendió a todos los que lo vieron y les inspiró el mayor respeto por su persona.

Otras historias...