Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Señora de la Asunción

El ramo de María.

En mayo de 1856, un pequeño barco mercante zarpó del puerto de Marsella con destino a China y los mares de Japón.

Hasta el último momento, un bote había permanecido cerca del barco; en él viajaban un joven guardiamarina, recién llegado a la tripulación, y su madre, que se despedía de él.

Cuando el joven, arrancándose de los brazos de su madre, hubo subido a la cubierta del barco, se inclinó hacia él y le lanzó un último beso. Su madre, entonces, agarrando un ramo de flores que habían reunido el día anterior para colocarlo en el altar de María, se lo arrojó, diciendo en medio de sus lágrimas:

«Toma, amigo mío, es la despedida de la Santísima Virgen; fui a pedírsela esta mañana como prenda de que volverías a mí, guárdala, Ella no te abandonará».

Y el mar frío y tormentoso separó los dos barcos, los dos corazones.

Días y noches, calmas y tormentas, pasaron lentamente por la cabeza del joven marinero. El ramo, cada una de cuyas hojas marchitas había sido recogido piadosamente, el ramo yacía en un estuche entre el retrato de su madre y un pequeño crucifijo bendecido. Cada noche, cuando la tripulación descansaba, se hacía una visita a la memoria de sus dos Madres. Una oración, una lágrima, consolaba al viajero, y se dormía, mecido por las olas, tan tranquilo como en el pasado en su cuna.

El viaje fue largo y duro; el niño se hizo hombre; el novato se hizo marinero; el guardiamarina se hizo teniente.

Dos años más tarde (todavía en el mes de mayo), una buena señora arrodillada en un rincón, en la capilla de Notre-Dame de la Garde, presentó a la Santísima Virgen, llorando, una pequeña rama desprendida de un rosal, toda seca y ennegrecida por el tiempo.

Oyó que se decía una misa por ella. Cuando terminó el Santo Sacrificio, se levantó, tambaleándose (pues había envejecido, pobre madre), y se acercó al altar para depositar en él su pequeña rama marchita.

En ese mismo momento, una mano quemada por el sol se extendió junto a la suya y colocó un ramo marchito junto a la rama, y una voz pronto reconocida le dijo al oído:

«¡Madre! Esta es nuestra memoria….»

Detrás de su hijo había doce marineros (su tripulación) que traían como exvoto un bonito barco, con estas palabras, inscritas en la vela principal:

A María, Estrella del Mar,

la tripulación del Ramo, salvada de un tifón

EN EL ARCHIPIÉLAGO DE LA SONDA.

La Santísima Virgen no había permitido que Su Ramo pereciera.

Uno nunca perece cuando es fiel a su memoria.

J. B. d’Auriac, Le Courrier de la Jeunesse

Otras historias...