Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Senora de La Salette

El artista fue declarado inocente.

En la iglesia de Santa María de Danzig se venera una estatua de la Virgen, a la que se adjunta una conmovedora historia. Se cuenta que un pobre artista, acusado injustamente y condenado a muerte, pidió a sus jueces unas semanas de gracia para cumplir un voto que había hecho. Cuando se le concedió esta gracia, se arrodilló en su celda, rezó una ferviente oración a la Virgen, Consoladora de los afligidos, y luego comenzó a modelar con arcilla la imagen de Aquella a la que invocaba con tan sincera fe en su angustia; y su fe le reanimó, y su piedad le dio una feliz inspiración. Hizo una estatua de forma tan noble, dibujó la cabeza de su augusta Patrona con tanta suavidad que los magistrados, invitados a venir a verla, quedaron asombrados. No -exclamó uno de ellos-, no es posible que el hombre en el que se manifiesta tal sentimiento ideal haya podido cometer el crimen del que se le acusa. La ejecución debe ser suspendida y el juicio revisado. Una nueva investigación demostró que efectivamente era inocente. Fue liberado triunfalmente de la prisión, y la estatua a la que debía su salvación fue colocada en la iglesia de Santa María.

Otras historias...