Busqueda
Generic filters

Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magnificat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una historia para cada día...

Nuestra Senora de La Salette

Una hija de María vuela alegremente al cielo.

Dirijamos nuestra mirada a un cuadro de atractivos colores. El Padre de Smet, apóstol de los pueblos salvajes de América del Norte, nos lo presentará. Había -dice- en una de las tribus que evangelizo, una niña de doce años, que estaba enferma, y que, sintiendo que se moría, pidió el bautismo. Se apresuraron a cumplir sus deseos; y una vez bautizada, la niña comenzó a recitar sus oraciones; luego estaba cantando un himno, cuando de repente, al detenerse, exclamó: «¡Oh, qué hermoso! Oigo la voz de María, mi Madre, que me llama». Al decir estas palabras, exhaló y su alma pura voló para seguir a la Reina del Cielo.

Otras historias...