Si no encuentra lo que busca,
puede enviar un correo electrónico:
apotres@magnificat.ca

Magníficat!

¡Para la preservación del Depósito de la Fe!
¡Para que venga el Reino de Dios!

Una representación única del Belén.

El encanto del Niño Jesús te hará olvidar tus preocupaciones, tus penas.
Jesús te ofrece el regalo de un corazón de niño lleno de amor, paz y verdadera felicidad.

Los servicios son gratuitos.

Horario:

Misa de Medianoche:
Misa del día:
Visita al Pesebre:


Misa de Medianoche:
Misa de Medianoche:

25 de diciembre, 00:00 h.
25 de diciembre, 10:00 h.
del 25 de diciembre al 31 de enero,
de 9.00 a 18.00 h.

1 de enero, 00:00 h.
6 de enero, 00:00 h.

Misa de Medianoche: 25 de diciembre, 00:00 h.
Misa de día: 25 de diciembre, 10:00 h.
Visita al Belén: 25 dic - 31 ene, 9:00-18:00.
Misa de Medianoche: 1 de enero, 00:00 h.
Misa de Medianoche: 6 de enero, 00:00 h.

Reservación:

(819) 688-5225

Nuestra dirección:

290 7e rang - Mont-Tremblant - Québec - Canada - J8E 1Y4

Una historia para cada día...

Nuestra Señora del Rosario

Cómo encontrar la fe

Un hombre muy honorable a los ojos del mundo, pero desgraciadamente ajeno a toda creencia religiosa, se encontraba un día en una reunión de clérigos. En el curso de la conversación, este hombre tuvo ocasión de decir: «Ojalá tuviera fe, pero no creo, no puedo creer». Uno de los sacerdotes presentes se contentó con responderle con estas sencillas palabras: «Bueno, reza el rosario.» Entonces la conversación pasó a otro tema.

Tres años más tarde, el mismo sacerdote recibió una carta redactada de la siguiente manera: «¿Recuerda Usted, señor Cura, que hace tres años, en medio de una sociedad de eclesiásticos de la que usted era miembro, dije que no creía, expresando al mismo tiempo el pesar de no tener fe? A esto usted respondió: “Bueno, reza el rosario.” Estas palabras: “Reza el rosario”, que al principio me parecieron tan extrañas, permanecieron constantemente presentes en mi memoria. Me obsesionaban. Poco a poco me fui acostumbrando a oírlas resonar en mi corazón. Por fin me parecieron dulces y buenas: rezaba el rosario. Hoy creo, soy feliz y practico con gusto los deberes de la religión. Es a María a quien debo mi conversión.»

Otras historias...